miércoles, 1 de febrero de 2017

Mitología Egipcia


MITOLOGÍA EGIPCIA





Los Mitos de la Creación    





I.- Introducción

Resulta difícil entender los sistemas teológicos egipcios, fundamentalmente porque el origen de todos ellos se encuentra en el culto popular a dioses locales y abarca un periodo de tiempo muy amplio.  Además las viejas creencias no se abandonaban cuando se adaptaban nuevos dioses, y así estos eran fundidos con los antiguos e identificados con los dioses locales, para, de alguna forma, no romper con el sistema teológico anterior ni con el nuevo, unificando además los poderes de ambos. Egipto se encontraba dividido en pequeñas regiones denominadas nomos en las que se practicaban cultos a dioses locales o grupos de divinidades. La anexión de territorios implicaba la necesidad de sintetizar las teologías de los diferentes nomos. Los primeros intentos de síntesis teológicas surgieron ya en las primeras épocas. Los sacerdotes de los 3 principales centros de culto, Heliópolis, Hermópolis y Menfis, intentaron centralizar los numerosos cultos existentes en el periodo predinástico y en los primeros tiempos del dinástico.

Los 2 sistemas teológicos más importantes fueron  los de Heliópolis y Hermópolis. Estos sistemas dieron lugar a la Eneada (grupo formado por 9 dioses) en Heliópolis y la Ogdóada (8 dioses) en Hermópolis.

Según la cosmogonía heliopolitana al principio sólo existía el agua primigenia, el caos. El sol, Atum, una de las formas de Ra, el sol del atardecer, se auto creó y de su saliva, según unas fuentes o de su masturbación, según otras, surgieron Shu, dios del aire  y Tefnut, diosa de la humedad, quienes engendraron a Geb, dios de la Tierra y Nut, diosa de los cuerpos celestes. Shu separó a Geb y Nut, quien dio a luz 4 hijos, a saber: Osiris, Isis, Seth y Neftis. Los textos referentes a la creación según el mito heliopolitano se encuentran fundamentalmente en "Los textos de las pirámides"  y el papiro 10188B  del Museo Británico, conocido como Papiro Bremner-Rhind. Estos nueve dioses formaban la gran Eneada o Eneada de Heliópolis.


Atum, Shu, Tefnut, Gueb, Nut, Osiris, Isis, Seth y Neftis

Según la cosmogonía hermopolitana, su Ogdóada era anterior al mismo Sol. La formaban 4 parejas de divinidades: Nun y Naunet, que representaban el caos, las aguas primordiales; Kuk y Kauket, que representaban las tinieblas; Heh y Hehet, representantes del espacio infinito; y una última pareja que, según algunos era Nia y Niat, representantes de la vida y la indeterminación espacial o Tenemu y Tenemet, representantes de lo oculto; esta última pareja fue sustituida, posteriormente, por Amón y Amonet. Las cuatro parejas engendraron un huevo, de cuyo interior surgió el Sol, Ra. En algunas versiones aparece Thot, dios de la sabiduría. Thot era el dios principal de Hermópolis y aunque no aparece como demiurgo si puede formar parte de las tesis hermopolitanas por su asociación local. Los textos referentes a la creación según el mito hermopolitano se encuentran fundamentalmente en "Los textos de las pirámides" y el papiro Harris.





Ambas teorías dan una misma explicación del origen del mundo, pero presentada bajo diferentes aspectos: un aspecto físico en el sistema heliopolitano y otro espiritualista en el hermopolitano. En las tesis de Hermópolis el caos está formado por una materia líquida en la que se encuentra el germen de la vida. Del agua surge la colina primordial y empiezan a separarse los diferentes elementos. Sobre la colina surge el huevo del que nacerá, después, el Sol.

La teología heliopolitana es la más importante de todas y la más aceptada en Egipto. Aun así los sistemas teológicos variaban según las localidades. Cada localidad tenía un dios primordial y cuando la capital se instalaba en estas villas, los dioses locales eran, normalmente, elevados al rango de Creadores del Universo, y los planteamientos teológicos defendidos por sus sacerdotes adquirían importancia nacional. Es de destacar la teoría menfita, que reúne datos de los 2 sistemas anteriores, y en la cual el dios creador es Ptah, del que surgen otros 8 dioses, creados de la palabra,  que  realmente son hipóstasis de él (Atum es su pensamiento, Horus su corazón y Thot su lengua).  Ptah tuvo gran importancia durante los primeros tiempos de Egipto, cuando la capital del reino se instauró en Menfis. Del mismo modo, cuando Tebas se convirtió en capital, el dios Amón fue elevado a rango de Creador, asimilado plenamente con Ra como Amón-Ra. Junto con los 8 dioses de Heliópolis formaba una Eneada, pero también la formaba con los 8 de Hermópolis.

La unificación se llevó a cabo por el sincretismo. En las primeras dinastías se había identificado a Ptah con los grandes dioses, pero con la llegada de la V Dinastía se  impuso el modelo heliopolitano. Los dioses locales no pudieron sobrevivir a tal impulso de otra forma que mediante la asimilación con Ra, Amón-Ra en Tebas, Montu-Ra en Hermontis, Sobek-Ra en el Fayum o Jnum-Ra en Elefantina.

La Tríada osiríaca Osiris, Isis, Horus
La Tríada tebana Amón, Mut, Jonsu
La Tríada menfita Ptah, Sacmis, Nefertem
La Tríada de Edfu Horus, Hathor, Harsomtus
La Tríada de Elefantina Cnum, Satis, Anucis
La Tríada de Dendera Horus, Hathor, Ihy


La creación por Ra y el Papiro Bremner-Rhind    

Dos son las fuentes principales de las teorías heliopolitana de la creación. La primera, y más antigua, los Textos de las Pirámides, en los que encontramos pasajes relativos al acto de la creación pero no de una forma uniforme, sino como una recopilación de declaraciones sin un sentido narrativo. La segunda fuente nos la proporciona una sección del papiro Bremner-Rhind, que es la que tratamos en este artículo. Ambas, la segunda por tratarse de una narración continua en la que el propio Ra expone el acto de la Creación en sí y de todos los seres y cosas que existen en el mundo, y la primera por las muchas referencias que contiene acerca del acto mismo, son las que nos permiten reconstruir la teología de Heliópolis.

El Papiro Bremner-Rhind
Este papiro, catalogado con el número EA 10188 del Museo Británico de Londres, fue adquirido por el propio Museo en 1865 y su origen parece encontrarse en Tebas. Sir Wallis Budge (Egyptian Hieratic Papyri in the British Museum. London 1910) pensó que el origen del papiro era el escondrijo de las momias reales de Deir el-Bahari, donde lo recogió el cónsul británico en Luxor, Mustafá Agha. Este origen está actualmente descartado, si bien es sabido que perteneció a A. Henry Rhind, quien posiblemente lo obtuvo del propio Mustafá Agha. Fue el Dr. Birch, examinando los objetos llevados a Inglaterra por Rhind, quien reconoció la importancia del texto. Henry Rhind murió en 1865 y su colección paso entonces a David Bremner, quien posteriormente la vendió al Museo Británico.

El papiro está escrito en egipcio medio y escritura hierática. Tiene unas dimensiones aproximadas de 5 m de longitud por 24 cm de anchura. Contiene en total 33 columnas y unas 930 líneas, escritas con tinta negra.


El papiro Bremner-Rhind
Imagen extraida de The Legends of the Egyptian
Gods, Hieroglyphic Texts and Translations, Sir Wallis E. A. Budge



Parece, según Faulkner, haber sido realizado como encargo de una recopilación de textos religiosos destinados a la biblioteca de algún templo, si bien la historia de la Creación no parece encajar en el contexto global del trabajo. Consta de cuatro secciones claramente diferenciadas, y finalizadas por la expresión º¸ªÄ¸. Estas son:

Las lamentaciones de Isis y Neftis. Un texto que debía ser cantado entre los días 22 a 26 del mes de Joiak, mes en el que se celebraban los misterios de Osiris. Los cánticos eran ejecutados por dos sacerdotisas que representaban a las diosas en sus lamentaciones por la muerte de Osiris. El texto consta de partes ejecutadas a dúo por ambas sacerdotisas y otras pertenecientes a un solo, cantado por la sacerdotisa que representaba a la diosa Isis. Comprende desde el inicio del papiro hasta la columna 17. Faulkner tituló a esta sección "Las canciones de Isis y Neftis" para distinguir el texto del existente en el papiro Berlín 3008 que incluye una versión mucho más corta. La estructura en columnas es muy variada, desde las 12 líneas en la columna 17 hasta las 31 de la columna 16 y está compuesto por frases cortas, muy en el estilo de los himnos.

El ritual de presentación de Sokar, que también debía formar parte de los misterios de Osiris y que comienza con una invocación al dios Sokar bajo diversos epítetos, entre los cuales destaca una identificación con Amón-Ra. El texto además incluye un himno a Hathor, que es identificada con Tait, Bastet, Satis, Uto, Sejmet y Neith. Abarca las columnas 18 a 21.

El libro de la destrucción de Apep, el mayor de los cuatro textos, que incluye un monólogo de Ra en el que describe su autocreación desde el Nun y la del mundo por medio de su boca, y cómo creó primero a Shu y Tefnut, de los que nacieron Geb y Nut que dieron, a su vez, origen a la Gran Enéada, tras la cual surgieron los hombres de las lágrimas de su Ojo. Existen dos versiones del monólogo, la primera entre las columnas 26,21 a 27,5 y la segunda que comprende de la 28,20 a la 29,6. En general el texto describe diferentes composiciones de protección del dios sol contra Apep (Apofis) con un propósito secundario de proteger al faraón de sus enemigos. Es interesante hacer notar que Seth aparece en este texto como aliado del dios sol, a quien protege y defiende. Ocupa desde la columna 22 hasta la mitad de la 32. Aquí el texto no mantiene una estructura fija, variando en anchura y longitud. Las frases ya no son las mismas que en las secciones anteriores, sino más largas y se pierde el estilo de himno. Los monólogos de Ra aparecen en dos versiones y dos secciones diferentes.

Los nombres de Apep. Esta cuarta y última sección contiene una lista de los nombres de Apep e incluye instrucciones para realizar imágenes de Apep y criaturas malignas similares. La última parte es un himno a Ra que debía ser recitado después de que las imágenes de Apep hubiesen sido hechas. Comprende desde la mitad de la columna 32 hasta el final del papiro.

Existe una sección del texto, conocida como colofón, después de la columna 17 (final de las lamentaciones de Isis y Neftis) escrita de forma muy diferente al resto y añadida por un sacerdote llamado Nasmin, posiblemente el último propietario del papiro. Este añadido está fechado en el año 12 del reinado de Alejandro, hijo de Alejandro. En él se enumera la familia y los títulos del sacerdote entre las columnas 17 y 18 del original y el resto, escrito entre las columnas 21 y 22 del original, contiene un conjunto de maldiciones contra cualquier extranjero que se atreva a dañar el papiro, así como una bendición para aquel que le guarde debido respeto.


Traducción
Ofrecemos a continuación la traducción de los monólogos de Ra, basada en los trabajos de R.O. Faulkner publicados en "JEA: Journal of Egyptian Archaeology, vol. 23 (1937) pg. 166-185 y 24 (1938) pg. 41-54". En el texto se ha utilizado el término Nun para designar las aguas primigenias anteriores a la Creación y no 'El Abismo' empleado por algunos autores.



Dioses que aparecen en el relato: Ra, Jepri, Nun, Shu, Tefnut, Geb, Osiris, Horus, Seth,  Isis, Neftis.







1.- El Libro del Conocimiento de las Creaciones[1] de Ra y de la destrucción de Apep.

Primer monólogo

Para ser pronunciado: Así habló el Señor de Todas las cosas, después de que hubiese venido a la existencia: 'Fui yo quien vino a la existencia como Jepri[2].  Cuando vine a la existencia, 'el Ser'[3]  vino a la existencia y todos los seres vinieron a la existencia después de que yo viniera a la existencia; numerosos fueron los seres que surgieron de mi boca antes de que el cielo hubiera venido a la existencia, antes de que la Tierra hubiera venido a la existencia, antes de que la tierra y los reptiles hubiesen sido creados en este lugar. Yo creé[4] [algunos de ellos] en Nun como Los Inertes cuando aún no podía encontrar un lugar en el que permanecer[5]. Encontré favor (¿) en mi corazón, examiné con mi vista, y, estando solo, hice todas las formas antes de que hubiera escupido a Shu, antes de expectorar a Tefnut, antes de que viniera a la existencia cualquier otro que pudiera actuar conmigo.

Yo concebí con mi propio corazón y allí vinieron a la existencia multitud de formas de criaturas vivas, a saber, las formas de los hijos y las formas de sus hijos.

Realmente yo me excite con mi mano, copulé con mi mano, escupí con mi propia boca; escupí a Shu, expectoré a Tefnut y mi padre Nun los educó, mi Ojo siguiéndoles desde los eones cuando estaban lejos de mí. Después de que yo hube venido a la existencia como único dios, hubo tres dioses además de mí.[6] Yo vine a la existencia en esta tierra y Shu y Tefnut se alegraron en el Nun, en el que se encontraban.

Fueron ellos quienes me devolvieron mi Ojo, después de que yo hube unido mis miembros; lloré sobre ellos, y así es como la Humanidad vino a la existencia, de las lágrimas[7] que surgieron de mi Ojo, porque él estaba furioso conmigo cuando volvió y encontró que yo ya había colocado otro en su lugar, habiéndolo reemplazado con el [Ojo] Glorioso.[8] Así, yo lo ascendí a mi frente[9], y cuando él ejerció gobierno sobre  esta tierra entera, su ira se extinguió, porque yo había restituido lo que había sido tomado de él. [10]

Yo surgí de las raíces[11], creé a todos los reptiles y todo lo que existe entre ellos. Shu y Tefnut engendraron a Geb y Nut, y Geb y Nut engendraron a Osiris, Horus [Mejentienirti], Seth, Isis y Neftis de su útero, uno tras otro, y ellos dieron origen a las multitudes que habitan esta tierra.[12]


Segundo monólogo (variante del primero)
Para ser pronunciado: Así habló el Señor de Todas las cosas: Cuando vine a la existencia, 'El Ser' vino a la existencia. Yo vine a la existencia en la forma de Jepri que vino a la existencia en la Primera Ocasión; Cuando vine a la existencia lo hice en la forma de Jepri[13], y así es como 'El Ser' vino a la existencia, porque yo era más primigenio (¿) que los más primigenios a los que yo había hecho; era el más primigenio de los primigenios y mi nombre era más primigenio (¿) que los suyos (¿) (porque) creé el tiempo primigenio y a los primigenios. Yo hice todo lo que deseé en esta tierra, estaba todo impregnado (¿) en ella. Yo uní mi propia mano, estando solo, antes de que ellos hubieran nacido, antes de que yo hubiera escupido a Shu o expectorado a Tefnut. Yo usé[14] mi propia boca y 'Magia' (HkAw) fue mi nombre. Fui yo quien vino a la existencia en (mi) forma, habiendo venido a la existencia en la forma de Jepri. Vine a la existencia entre (¿) los primigenios y allí vino a la existencia una multitud de seres al principio, antes de que cualquier otro ser hubiera venido a la existencia en esta tierra; Yo, solo, llevé a cabo todo lo que fue hecho, antes de que hubiera venido a la existencia cualquier otro que pudiera actuar conmigo en este lugar.

Yo hice a los seres allí con este ba mío; yo creé (algunos) de ellos en Nun como 'El Inerte'[15], cuando aún no podía encontrar un lugar en el que poder estar. Encontré favor en mi corazón, examiné con mi vista, y, solo, llevé a cabo todo lo que fue hecho; planifiqué con mi corazón, creé otro ser, y múltiples fueron las formas de Jepri; sus hijos vinieron a la existencia en las manifestaciones de sus hijos (¿).i yo quien escupió a Shu y expectoró a Tefnut.

Cuando[16] hube venido a la existencia como un dios solitario, hubo tres dioses a parte de mí, y dos dioses vinieron a la existencia en esta tierra; Shu y Tefnut se alegraron en el Nun, en el que se encontraban. Fue mi ojo el que les trajo[17] a mí, después de una larga edad[18], cuando aún estaban lejos de mí; yo uní mis miembros y surgieron de mí mismo. Después de que yo me hube excitado con mi mano, mi deseo vino a la existencia en mi mano, y la semilla cayó de mi boca; escupí  a Shu y expectoré a Tefnut.

Cuando hube venido a la existencia como un dios solitario, hubo tres dioses a parte de mí, y dos dioses vinieron a la existencia en esta tierra; Shu y Tefnut se alegraron en el Nun, en el que ellos se encontraban. Fue mi ojo el que les trajo a mí después de una larga edad cuando aún estaban lejos de mí; yo uní mis miembros y surgieron de mí mismo. Después de que yo me hube excitado con mi mano, mi deseo vino a la existencia en mi mano, y la semilla cayó de mi boca; escupí a Shu y expectoré a Tefnut y mi padre Nun los educó, mi Ojo, siguiéndoles desde los eones... serpientes, cuando lloré con lágrimas sobre (¿)...; mi [Ojo?] proyectó, y así es como la Humanidad vino a la existencia. Yo lo sustituí con El Glorioso, y él se encontraba enfurecido conmigo cuando volvió, viendo que otro había crecido en su lugar, pero su ira desapareció cuando yo lo restituí, y él se encontró aliviado (¿). Lo ascendí a mi frente y ejerció gobierno sobre la tierra entera. Shu y Tefnut engendraron a Geb y Nut, (y Geb y Nut engendraron) a Osiris, Horus Mejentienirti, Seth, Isis y Neftis, y ellos engendraron y crearon muchos seres en esta tierra, a saber las manifestaciones de los hijos y las de sus hijos.

A continuación sigue el papiro con el relato de la destrucción de Apep.



La Teología menfita y la Piedra de Shabako


La piedra de Shabako

Sólo existe una copia de la Teología Menfita, una piedra rectangular de 66 x 137 cm, de granito, que se encuentra en el Museo Británico (EA 498) y fue donada por Earl Spencer. La piedra, grabada en 2 líneas y 62 columnas, fue encargada por el rey Shabako (712 – 698 a.C.), gobernante de la XXV dinastía, y pertenecía al templo de Ptah, en Menfis. El relato de la creación está grabado en la segunda parte, a partir de la columna 48 y, en él, Ptah aparece como dios supremo, cuyos sentidos informan al corazón, centro de la conciencia y los pensamientos, que da origen a las ideas y ordena a la lengua que las pronuncie, dando así lugar a la creación a través de la palabra. Ptah crea a Atum, a los 9 dioses de la Eneada heliopolitana, la tierra, los animales, el hombre, etc.

A pesar de que inicialmente se pensó que el texto original pertenecía al Reino Antiguo, actualmente se tiende a creer que es una copia más tardía en la que se introdujeron términos y estructuras antiguas, y en algunos casos similares a las empleadas en los Textos de las Pirámides. F. Junge[19] opina que el texto pertenece a la propia dinastía XXV y el empleo del lenguaje arcaico no es más que un recurso para reforzar la propia importancia del texto. J. Zandee la sitúa en la Dinastía XIX. En cualquier caso, independientemente del origen del texto, si podemos estar seguros de que la idea en sí pertenece a épocas muy antiguas, cuando Menfis era la capital de Egipto y su cosmogonía vivía su mejor momento.

Posiblemente el texto fuese leído por un sacerdote lector, asistido por otros sacerdotes que oficiarían como dioses. La constitución es básicamente narrativa con algunos diálogos entremezclados. Al principio del texto se afirma que es una copia de un texto mucho más antiguo comido por los gusanos (posiblemente escrito en papiro o cuero) y copiado para poder ser conservado. En este sentido posiblemente Shabako tuviese una intención política en la reconstrucción, intentando asegurarse la lealtad de los sacerdotes de Menfis.

Cuando la piedra fue encontrada había sido empleada como rueda de molino por lo que su parte central (columnas 24 a 47) se encontraba perdida y el resto muy dañado.

En la traducción se han incluido los números de líneas y columnas de la piedra, formada por dos líneas horizontales, que cubren toda la anchura y 62 columnas que comienzan en la parte izquierda y numeradas desde la 3 a la 64.


Imagen de "The Philosophy of a Menphite Priest" de J. H. Breasted



Dioses que aparecen en el relato: Ra, Ptah, Nun, Naunet, Geb, Horus, Seth, Osiris, Isis, Neftis, Shu, Tefnut, Upuaut, Thot, Nefertum, Atum.

Traducción: La presente traducción está basada en la obra: Lichteim, Miriam, Ancient Egyptian Literature, Vol. 1. Berkeley/Los Angeles, London, 1975.


Línea 1: [20]

El Horus viviente, que hace propicias Las Dos Tierras, Las Dos Señoras, que hace prosperar Las Dos Tierras, el Horus de Oro, el que hace prósperas las Dos Tierras; el Rey del Alto y Bajo Egipto: Neferkara, Hijo de Ra, Shabako, bien amado de Ptah 'Sur de su Muro', que viva como Ra por siempre.


Línea 1: "Neferkara (Prenomen), hijo de Ra, (reconstrucción del nomen nombre borrado)"



Línea 1: "vivir Horus: excelentes Dos Tierras"


Línea 2:

Su Majestad copió este texto nuevamente en la casa de su padre Ptah [el que está en el] 'Sur de su Muro'. Lo encontró [Su Majestad] como una obra realizada por sus ancestros, que había sido destruida por los gusanos, de manera que no podía ser reconocido en su totalidad.[21] Por eso Su Majestad lo copió de nuevo, para que esté en mejor estado de lo que estaba anteriormente. [Lo hizo] para que su nombre perdure y para que se haga su monumento en la Casa de su Padre Ptah 'Sur de su Muro' por toda la eternidad (Dt),[22] como obra hecha por el Hijo de Ra [Shabako] para su padre Ptah-Ta-tenen[23], para que pueda ser dotado de vida por siempre.

Columnas:

(3)[24] [Rey del Alto y Bajo Egipto] es este Ptah, que es llamado por el gran nombre: [Ta-te]nen [Sur de su Muro, Señor de la Eternidad] ---

(4) --- [el unificador] del Alto y Bajo Egipto es él, este unificador que se alzó como Rey del Alto Egipto y se elevó como Rey del Bajo Egipto.

(5) Perdida

(6) ---'autocreado', así dice Atum: 'quien creó a los Nueve Dioses'.[25]

(7)[26] [Geb, señor de los dioses, ordenó] que los Nueve Dioses se reunieran con él. Juzgó a Horus y Seth

(8) y puso fin a su disputa. Hizo a Seth rey del Alto Egipto en la tierra del Alto Egipto, el lugar en el que había nacido, que es Su[27], y Geb hizo rey del Bajo Egipto a Horus, en la tierra del Bajo Egipto, el lugar en el que su padre fue ahogado,

(9) que es 'La división de la Dos Tierras[28]. Así Horus permaneció sobre una región y Seth sobre la otra y mantuvieron la paz sobre las Dos Tierras en Ayan[29], que es la frontera de las Dos Tierras.


Detalle de la superficie inscrita de estas líneas.





(10a) Dicho por Geb a Seth: 'Dirígete al lugar en el que naciste'

(10b) Seth: Alto Egipto.

(11a) Dicho por Geb a Horus: 'Acude al lugar en el que tu padre fue ahogado'[30].

(11b) Horus: Bajo Egipto.

(12a) Palabras de Geb a Horus y Seth: 'Os he separado'

(12b) --- Bajo y Alto Egipto.

(12c) Entonces Geb creyó injusto[31] que la parte correspondiente a Horus fuese igual que la de Seth, y por eso le concedió [toda] su herencia[32], porque Horus es el hijo de su primogénito.[33]

(13a) Palabras de Geb a los Nueve Dioses: 'He nombrado

(13b) a Horus, el primogénito'[34]

(14a) Palabras de Geb a los Nueve Dioses: 'El Único,

(14b) Horus la sucesión.

(15a) Palabras de Geb a los Nueve Dioses: 'A este heredero,

(15b) Horus, mi herencia'

(16a) Palabras de Geb a los Nueve Dioses: 'Al hijo de mi hijo,

(16b) Horus, el chacal del Alto Egipto ---.

(17a) Palabras de Geb a los Nueve Dioses: 'El primogénito,

(17b) Horus, el 'Abridor de Caminos.'[35]

(18a) Palabras de Geb a los Nueve Dioses:' El hijo que nació ---

(18b) Horus, en el día del nacimiento del Abridor de caminos'.

(13c) Entonces Horus se quedó en la región. Es el unificador de esta tierra, proclamado con el gran nombre de Ta-tenen, [que está al] 'Sur de su Muro', Señor de la Eternidad y así surgieron

(14c) las Dos Grandes Magas sobre su cabeza[36]. Él es Horus que se erigió como rey del Alto y Bajo Egipto, quien unió las Dos Tierras en el nomo del Muro[37], [blanco] el lugar en el que se unen las Dos Tierras.

(15c)[38] Se colocaron el junco y el papiro en la doble puerta de la Casa de Ptah, y Horus y Seth se pacificaron y unieron. Fraternizaron de forma que pudieron cesar sus disputas (16c) en cualquier lugar en el que pudieran existir, siendo unidos en la Casa de Ptah, La 'Balanza de las Dos Tierras' en la que el Alto y Bajo Egipto se pesaron.

Esta[39] es la tierra

(17c) --- el sepelio de Osiris en la Casa de Sokar.

(18c) --- Isis y Neftis sin demora,

(19) porque Osiris fue ahogado en sus aguas. Isis [y Neftis] buscaron, [le vieron y atendieron].

(20a) Horus habló a Isis y Neftis: 'Deprisa, cogedle ---'

(21a) Isis y Neftis hablaron a Osiris: 'Venimos, te tomamos ---.'

(20b) --- y le llevaron a

(21b) la tierra. [Él accedió a los portales oscuros en la gloria de los señores de la eternidad]. --- [Así Osiris heredó] la Tierra

(22) en la fortaleza real, al norte de [la región a la que él había venido, y su hijo Horus se erigió como rey del Alto y Bajo Egipto, en el abrazo de su padre Osiris y de los dioses que están delante y detrás de él][40].

(23) Se construyó la fortaleza real [bajo el mandato de Geb ---].

(24a) Geb habló a Thot: ......

(25b-26b) [Geb] habló a Isis: ...

(27b) Isis hizo venir a [Horus y Seth].

(28b) Isis habló a Horus y Seth: '[Venid]... '

(29b) Isis habló a Horus y Seth: 'Mantened la paz.....'

(30b) Isis habló a Horus y Seth: 'La vida será placentera para vosotros cuando... (31b) Isis habló a Horus y Seth: 'Él es quien seca vuestras lágrimas... '

(48)[41] Los dioses que vinieron a la existencia de Ptah[42].



Línea 48: "los dioses que se manifiestan en Ptah" retrógrada y horizontal (de izquierda a derecha)



(49a) Ptah que está sobre el Gran Trono,... quien creó a los dioses

(50a) Ptah-Nun[43], el padre que [engendró] a Atum[44].

(51a) Ptah-Naunet[45], a madre que dio a luz a Atum.

(52a) Ptah el Grande que es el corazón y la lengua de la Enéada.[46]

(49b) Ptah... de quien nacieron los dioses

(50b) [Ptah]... de quien nacieron los dioses

(51b) [Ptah]...

(52b) [Ptah] ... Nefertum en la nariz de Ra, todos los días.

(53) Allí tomó forma[47], en el corazón [de Ptah][48],) y allí vino a la existencia, en la lengua [de Ptah][49], algo en la forma de Atum[50],  porque Ptah es el Grande que infundió la vida a todos los dioses y a sus kas por medio del corazón en el que Horus tomó forma y por medio de la lengua en la que Thot tomó forma,...

(54) como [una manifestación de Ptah].[51]

Así sucedió que el corazón y la lengua obtuvieron la supremacía sobre [todos] los miembros [del cuerpo] de acuerdo a la doctrina que él[52] está en cada uno de los cuerpos y cada una de las bocas[53] de cada uno de los dioses, de todos los hombres, de todo el ganado, de todos los seres que reptan y de todo lo que vive, pensando[54] lo que desea y decretando[55] todo aquello que anhela.


Escritura retrógrada
(Jeroglíficos en rojo son reconstituidos)


(55) Su Enéada[56] está ante él como dientes y labios[57]. [Ellos son] el semen y las manos de Atum, porque la Enéada de Atum vino a la existencia por medio de su semen y sus dedos.[58] La Enéada es, en verdad, los dientes y los labios en esa boca que pronunció el nombre de todas las cosas, de la que Shu y Tefnut surgieron.

(56) y la que hizo nacer a la Enéada.

La vista de los ojos, la audición de los oídos, la respiración de la nariz, informan al corazón que es el que hace que todo conocimiento pueda manifestarse, y es la lengua la que pronuncia aquello que el corazón concibe. Así fue como nacieron todos los dioses y su Enéada se completó, porque cada palabra del dios vino a la existencia por medio de lo que el corazón pensaba y la lengua ordenaba.

(57) Así fue creado cada uno de los kas, y establecidos todos los hemsut[59], aquellos que procuran todos los alimentos y provisiones, por medio de esta palabra[60]. [Así también se hace justicia] a quien hace lo que es deseado [y se castiga a] quien hace lo no deseado[61]. Así se da la vida a quien tiene paz y la muerte a aquel que tiene pecado. De esta forma se crearon todos los trabajos y todas las artes, la acción de las manos y el andar de las piernas,

(58) así como el movimiento de cada uno de los miembros, de acuerdo a la orden concebida por el corazón y manifestada por medio de la lengua, y que produce todas las cosas.





Y de esta manera se dice de Ptah: ‘El que creó todo y dio la existencia a los dioses’. En verdad él es Ta-tenen[62], quien hizo nacer a los dioses y del que surgió toda existencia: la comida, las provisiones, las ofrendas divinas, y todas las cosas buenas y hermosas. Así se reconoció y comprendió que su poder es superior al de cualquier otro dios y de esta forma Ptah se sintió satisfecho después de crear todas estas existencias y cada una de las divinas palabras.[63]  

Él hizo nacer a los dioses [de las ciudades], fundó las ciudades y los nomos, colocó a los dioses en sus

(60) santuarios, estableció sus ofrendas, dio origen a sus capillas, y creó sus cuerpos de la forma en que sus corazones los desearon[64]. Y así fue como los dioses entraron en sus cuerpos, (en la forma) de todas las maderas, de todas las piedras, de todo el barro[65], y de todas las cosas que crecen sobre él[66]

(61) y en las que residen sus manifestaciones[67].

De esta manera todos los dioses fueron reunidos en él[68], y también sus kas, satisfechos y unidos al Señor de las Dos Tierras.[69]

El granero[70] de Ta-tenen es el Gran Trono[71] que alegra el corazón de los dioses [que están] en la Casa de Ptah[72], la señora de todo lo vivo[73], por medio de la que se provee el sustento de las Dos Tierras,

(62) debido a que Osiris estaba flotando en sus aguas. Isis y Neftis lo advirtieron, lo encontraron y se consternaron, pero Horus ordenó[74] a Isis y Neftis que tomaran el cuerpo de Osiris y evitasen que se hundiese[75].


Teología Memphis: líneas 53 - 61 (sección V)



(63) Ellas volvieron sus cabezas a tiempo[76] y le llevaron a la orilla. Así fue como él accedió a las Puertas Ocultas[77], en la gloria de los Señores de la Eternidad[78],  en los pasos de Aquel que brilla en el Horizonte[79], sobre los caminos de Ra, en el Gran Trono.

(64) Él accedió a La Gran Casa y se reunió con los dioses de Ta-tenen[80], Ptah, el señor de los Años.

Así Osiris entró en la tierra[81] en la Fortaleza Real, al norte de la tierra a la que había llegado. Su hijo Horus se alzó como rey del Alto Egipto y como rey del Bajo Egipto, en el abrazo de su padre Osiris y de los dioses que se encontraban delante y detrás de él[82].









La Historia de Osiris



La historia de Isis y Osiris es la leyenda más importante de toda la mitología egipcia, por lo que ha estado abierta siempre a diferentes interpretaciones. No existe una reconstrucción exacta de toda la leyenda, salvo el "Tratado de Isis y Osiris" de Plutarco, relato helenizado de la tradición popular. Son textos sueltos e inscripciones los que permiten reconstruir la leyenda casi por completo. No obstante existen grandes diferencias entre la versión de los Textos de las Pirámides, que podríamos considerar como la más egipcia, y la obra de Plutarco, posiblemente debido a que Plutarco trató de dar una visión más helenizada del mito, y como el mismo dice "eliminando de él todo lo que pudiese haber de inútil y superfluo", por resultar absurdos o incomprensibles en el mundo griego.

Por lo anteriormente expuesto el relato que se ofrece a continuación se basa en la obra de Plutarco y los textos de Diodoro de Sicilia fundamentalmente. Los nombres entre paréntesis son los que aparecen en la obra de Plutarco, identificados con los dioses griegos. Sólo he puesto el nombre griego la primera vez que aparece. Para acceder a las notas basta con que pinches sobre las flechas rojas que aparecen en el texto. Si imprimes el trabajo perderás todas las notas del relato.


El mito de Osiris
Cuando Ra todavía gobernaba el Mundo, fue advertido de que su hija Nut (Rea), diosa de los espacios celestes, tenía comercio secreto con Geb (Cronos), dios de la Tierra, y que si en algún momento diese a luz un niño, este gobernaría la humanidad, por lo que Ra maldijo a Nut de manera que nunca podría tener un hijo en ningún día y ninguna noche del año ("Asi nunca Nut pueda dar a luz niño alguno ni en el transcurso del mes ni en el transcurso del año").  Nut pidió consejo al gran Thot (Hermes), dios de la sabiduría, quien por cierto estaba enamorado de la diosa, de la que también había obtenido favores en su momento. Este, por medio de su sabiduría, encontró la forma de evitar la maldición. Thot acudió a Jonsu, dios lunar, cuyo brillo era entonces casi como el del Sol y lo desafió a un juego de mesa, en el que Jonsu apostaba su propia luz. Ambos jugaron y la suerte siempre estaba de parte de Thot, hasta que Jonsu fue derrotado. La apuesta consistía en 1/72 parte de la luminosidad diaria de la Luna, y desde entonces Jonsu no ha tenido suficiente fuerza para brillar a lo largo del mes, por eso mengua y se recupera. Con esta luz Thot creó 5 nuevos días, conocidos como epagómenos, en el calendario que hasta entonces constaba de 12 meses de 30 días cada uno y los añadió justo al final del año, de manera que no pertenecían ni al año viejo ni al nuevo.  Así Nut pudo tener a sus 5 hijos, y al mismo tiempo se cumplió la maldición de Ra.

Primero nació Osiris, y su nacimiento fue anunciado como el de un dios bondadoso y benefactor del pueblo (" El gran señor de todas las cosas ha aparecido bañado por la luz"). El segundo fue reservado para el nacimiento de Horus (Apolo), hijo de Osiris e Isis,  el tercero para Seth (Tifón), quien no nació ni en el tiempo que le correspondía ni por el camino adecuado, sino rasgando el costado de su madre Nut. El cuarto día nació Isis, entre las marismas, y el último Neftis (Afrodita, Teleuté y Victoria).

Osiris, el primogénito, era el heredero del reino y representaba el lado bueno, la regeneración y la fertilidad de la tierra, mientras que Seth representaba la aridez, el lado oscuro y las zonas desérticas.  Con el tiempo Osiris se casó con su hermana Isis, a quien amaba desde el vientre de su madre. Seth se casó con Neftis, pues al ser un dios sólo una diosa podía ser su esposa. Isis, la más inteligente de los 4 hermanos, obtuvo con destreza el nombre secreto de Ra, el nombre que le otorgaba poder y grandeza y con el tiempo Osiris se convirtió en el Rey de Egipto. En aquellos tiempos la humanidad vivía en estado salvaje,  practicando el canibalismo, y fue Osiris quien  enseñó a su pueblo a  cultivar los campos, aprovechando las inundaciones anuales del Nilo, y cómo segar  y recoger la cosecha para alimentarse. También les enseñó como sembrar vides y obtener vino (de ahí la asociación griega con Dionisio)  y la forma de fabricar cerveza a partir del cultivo de cebada. Pero no sólo enseñó al pueblo cómo alimentarse y cultivar sino que le dió leyes con las que regirse en paz, la música y la alegría y les instruyó en el respeto a los dioses.



Cuando había acabado su función Osiris partió a proclamar sus enseñanzas en otras tierras, dejando a cargo de Egipto a Isis quien gobernó sabiamente en ausencia de su marido. Pero Seth odiaba a su hermano, su poder y su popularidad, por lo que mientras Osiris se encontraba en otras naciones confabuló  un plan junto con otros 72 conspiradores  y la reina de Kush (Etiopía), Aso. En secreto obtuvo las medidas exactas del cuerpo de Osiris y fabricó un cofre de maderas nobles, ricamente adornado, como un Rey se merecía y en el que encajaba perfectamente el cuerpo de su hermano.  Tras el regreso de Osiris, Seth decidió dar un gran banquete en honor a su hermano, e Isis, enterada de la posible conspiración advirtió a Osiris, quien no vió nada malo en acudir al banquete. La fiesta, a la que habían asistido los 72 conspiradores,  fue grande; las mejores comidas y bebidas y los mejores bailes de todo el reino. La fiesta y los acontecimientos que se relatan a continuación se produjeron durante el día 17 del mes Athyr del año 28 del reinado de Osiris.

En un momento de la fiesta, cuando ya los corazones de los invitados estaban jubilosos, Seth enseñando el cofre dijo, con voz dulce: "Daré este cofre a aquel cuyo cuerpo encaje perfectamente en él". Los invitados fueron probando  uno a uno  si su cuerpo encajaba dentro del cofre, pero ninguno lo obtuvo porque para unos era largo o corto y para otros demasiado ancho o estrecho. Osiris, maravillado por la grandeza del oro y maderas y por las pinturas que lo adornaban, acercándose a él dijo: "Permitidme probar a mi". Osiris lo probó y viendo que encajaba afirmó: "Encajo y será mío para siempre", a lo que Seth respondió "Tuyo es, hermano y de hecho lo será para siempre" y cerró la tapa bruscamente, clavándolo luego con ayuda de los invitados y sellándolo con plomo fundido. 

El cofre fue transportado hasta el Nilo donde lo arrojaron. Hapi, el dios del Nilo, lo arrastró hasta la costa fenicia, junto a la ciudad de Biblos, donde las olas lo lanzaron contra un arbusto de tamarisco, en el que quedó incrustado. El arbusto creció y se convirtió en un grandioso árbol con el cofre incrustado en su tronco. Pronto se corrió la voz de la grandeza del arbusto por las tierras del reino y el rey Malcandro, avisado de la extraordinaria apariencia del árbol, se acercó al lugar. Ordenando fuese talado, para, con él construir un pilar que en adelante sujetara el techo de su palacio. 

Isis, enterada de la traición de Seth, se propuso encontrar el cadáver de su marido para darle la justa sepultura, digna de un dios, y partió en su busca junto a su hijo Horus, también llamado Horus el Niño o Harpócrates, encontrando refugio en la isla de Buto en la que vivía Uadyet, a quien los hombres llamaban también Buto o Latona, y le  confió a Horus, temiendo que el odio de Seth acabase con la vida de su hijo de la misma forma que había acabado con la de su marido.

Isis deambuló por toda la tierra en busca del cuerpo de Osiris, preguntando a todos los que veía, pero no había hombre ni mujer que conociese  el paradero del cofre, y la magia que Isis poseía no tenía efectos en tales circunstancias. Hasta que encontró a unos niños que jugaban en la ribera del río, quienes la informaron de la rama del Nilo por la que había llegado el cofre al mar. Además Isis descubrió meliloto en la corona que Osiris había  dejado cerca de Neftis, signo inequívoco del comercio que éste había mantenido con su hermana Neftis, a quien confundió con la misma Isis. De esta unión nació Anubis a quien Neftis había escondido al dar a luz por miedo a la posible venganza de Seth. Isis, guiada por perros, le encontró, le cuidó y alimentó y desde entonces Anubis se hizo su guardián y acompañante.

Después Isis, solicitando siempre la ayuda de los niños, averiguó que el cofre había llegado hasta la localidad de Biblos, noticia que le había sido transmitida por un viento divino. Llegó a esta ciudad y se sentó en la orilla del mar.

Las doncellas de la reina Astarté, esposa de Malcandro, bajaban cada día al río a bañarse e Isis, a la salida del baño, les enseñó cómo peinarse, trenzando sus cabellos, y las perfumó con las fragancias que emanaban de su cuerpo. Cuando las doncellas regresaron a palacio su señora quedó maravillada por sus nuevos peinados, hasta entonces desconocidos, y por las fragancias con las que habían sido ungidas. Las doncellas le relataron su encuentro con una mujer que se encontraba en la orilla, una mujer solitaria y triste que las había peinado y perfumado con sus fragancias. La reina mandó a buscarla y le propuso a Isis que sirviese en palacio cuidando de su pequeño hijo, que se encontraba débil y enfermo, al borde de la muerte. Isis aceptó diciendo 'puedo hacer que este niño sea grande y poderoso, pero lo haré con medios propios y nadie debe interferir en mi obra'. Poco a poco el niño fue creciendo aunque Isis no hizo más que darle a chupar su dedo, en lugar del seno.

Más tarde Isis, que sentía gran afecto por el niño, decidió hacerlo inmortal, quemando sus partes mortales. Por la noche ponía grandes troncos en el fuego y arrojaba al niño a las llamas; después se convertía en una golondrina y emitía grandes lamentos en torno al pilar en el que se encontraba Osiris. La reina preguntó a sus sirvientes si conocían qué hacía su amiga para que el niño se hubiese restablecido de esa forma, pero nadie conocía el secreto de la diosa, por eso una noche, ávida de curiosidad  acudió a espiar a Isis y cuando vio que su hijo era arrojado al fuego fue a rescatarlo, privándole de la inmortalidad. Isis entonces pronunció las siguientes palabras: '¡Oh madre imprudente! ¿Por qué has cogido al niño?, sólo unos días más y todas sus partes mortales habrían sido destruidas por el fuego y, como los dioses, habría sido inmortal y joven por siempre'. En ese instante Isis adoptó su verdadera forma y la reina advirtió que se  encontraba ante una diosa. Los reyes ofrecieron a Isis los mejores regalos que podía imaginar, pero ella sólo pidió una cosa: el gran pilar de tamarisco que sujetaba el palacio y todo lo que en él estuviese contenido. Cuando se lo ofrecieron Isis lo abrió, sin ningún esfuerzo, y tomó el cofre, devolviendo el pilar al Rey cubierto por una fina tela ungida en esencias y flores. Este trozo de madera se mantuvo en Biblos como el pilar que una vez albergó el cuerpo de un dios, y como tal, fue largamente venerado.

Cuando Isis recogió el cofre que contenía el cuerpo difunto de su marido, se estremeció, dejándose caer sobre él y de ella emergió un lamento tan profundamente agudo que el  más pequeño de los hijos del rey quedó como muerto en ese mismo instante. Isis cargó el cofre en un barco ofrecido por el rey y partió hacia Egipto en compañía del mayor de los hijos del rey. En la travesía a lo largo del río Fedros (Ouadi-Fedar actualmente) soplaba un viento extremadamente fuerte y violento. Isis, en un momento de irritación, desecó el curso. Cuando Isis se creía segura y sola decidió abrir el cofre que contenía el cuerpo de su marido, a quien besó. Pero el príncipe se encontraba cerca observándola. Isis le descubrió y fue tal la mirada que surgió de sus ojos que el hijo del rey falleció en el momento. 

A su llegada a Egipto, Isis escondió el cofre en los pantanos del Delta y acudió a Buto en busca de Horus.  Seth, que se encontraba cazando jabalíes una noche, encontró,  por la luz de la Luna, el cofre y lo reconoció. Encolerizado por el hallazgo lo abrió, tomó el cuerpo de Osiris y lo despedazó en 14 trozos que esparció a lo largo del Nilo para que sirviese de alimento a los cocodrilos. "¿No es posible destruir el cuerpo de un dios?". "Yo lo he hecho - porque yo he destruido a Osiris"! dijo Seth riendo, y su risa se oyó en todos los rincones de la Tierra, y  todos aquellos quienes la percibieron temblaron, estremeciéndose de terror.

Isis debía empezar de nuevo su búsqueda, pero esta vez no se encontraba sola, contaba con su hermana Neftis, esposa de Seth, con quien estaba enfrentada en su rivalidad con Osiris y con Anubis, hijo de Osiris y Neftis. En su búsqueda iba acompañada y protegida por 7 escorpiones, viajando por el Nilo en una barca de papiro, y los cocodrilos en reverencia a la diosa ni tocaron los trozos de Osiris ni a ella. Por eso en épocas posteriores cuando alguien navegaba por el Nilo en un barco de papiro se creía a salvo de los cocodrilos, pues se pensaba que estos todavía creían que era la diosa en busca de los trozos del cuerpo de su marido.

Poco a poco Isis fue recuperando cada uno de los trozos del cuerpo, envolviéndolos en cera aromatizada, y en cada lugar donde apareció un trozo, Isis entregó a los sacerdotes la figura, obligándoles a jurar que le darían sepultura y venerarían, además de consagrarle el animal que ellos mismos decidiesen al que venerarían con los mismos honores en vida, cuando muriese y tras su muerte. Sólo un pedazo quedó por recuperar, el miembro viril, comido por el lepidoto, el pagro y el oxirrinco, especies que quedaron malditas a partir de ese momento,  y nunca más ningún egipcio tocaría o comería pez de esta clase (estas especies inspiraban terror a los egipcios). Isis reconstruyó el cuerpo y con su magia asemejó el miembro perdido, consagrando así el falo, cuya fiesta celebrarían más tarde los egipcios.  Gracias a Anubis lo embalsamó, convirtiéndose en la primera momia de Egipto, y lo escondió en un lugar que sólo ella conocía y que permanece oculto y secreto hasta este día.


La Venganza de Horus    
Este relato está basado en la obra "De Iside et Osiride"  de Plutarco, y los textos grabados en el templo de Edfú, perteneciente al periodo ptolemaico. La versión egipcia, recopilada a través de textos más antiguos, difiere en los acontecimientos y el desenlace. A pesar de que tanto la obra de Plutarco como el relato del templo de Edfú están influenciados por el carácter helenístico, algunos de los acontecimientos que se relatan son de tradición puramente egipcia y pertenecientes a periodos mucho más antiguos, por ejemplo los sacrificios de prisioneros que Horus realiza ante el rey o los propios himnos del final del relato. 

Los nombres entre paréntesis son los que aparecen en la obra de Plutarco, identificados con los personajes griegos.





Horus fue creciendo y a menudo era visitado por su padre, desde el Más Allá quien le enseñaba todo lo que debía conocer para derrotar a Seth y vengar su muerte. Cuando Osiris consideró que su hijo podía estar preparado le preguntó  cúal de todas las acciones consideraba la más bella, a lo que Horus contestó: Vengar al padre y a la madre cuando han sido indignamente tratados. Osiris nuevamente preguntó a su hijo, esta vez por el animal más útil en la batalla. Horus respondió que el caballo, contestación que dejó perplejo a Osiris, que no se explicaba por qué su hijo no había mencionado al león, y le interrogó sobre este punto. Horus contestó "porque el león es sumamente útil en acciones defensivas, pero el caballo lo es en acciones ofensivas cuando queremos dispersar al enemigo y perseguirle en su huida". Osiris tras esta lección de su hijo consideró que Horus se encontraba preparado para combatir a las fuerzas de Seth. Horus formó un ejército al que se unieron muchos egipcios y la reina Aso (Tueris) 

A partir de este punto se incluye la versión del templo de Edfú, mucho más explícita que la de Plutarco.

Ra, que podía ver el futuro reflejado en los ojos de los hombres, mirando fijamente el Ojo de Horus vio el color del Gran Mar Verde, pero Seth estaba observando y tomó la forma de un gran jabalí, que pasó por donde se encontraba Ra, distrayéndole. Ni Ra ni Horus lo reconocieron, y Seth, en su forma animal disparó un soplo de fuego a los ojos de Horus, haciéndole emitir un gran grito de dolor. En ese momento averiguó que el jabalí no era otro que Seth. Ra se llevó a Horus, que  pudo recuperarse de la pérdida de visión y reunió de nuevo un ejército con el que luchar contra Seth. En la guerra hubo muchas batallas, pero la última y más grande fue en Edfú, donde se encuentra el gran templo que recuerda ese día.

Las fuerzas de Seth y Horus se encontraban cercanas entre las islas y rápidos de la primera catarata. Seth, ahora en forma de un gran hipopótamo rojo, fue a la isla de Elefantina y profirió una maldición contra Horus y su madre Isis.  "Desátese una  tempestad y un diluvio poderoso contra mis enemigos". La tormenta se desató contra las naves de Horus, quien consiguió sujetar las barcas. Horus se transformó en un hombre de más de 4 metros en cuyas  manos sostenía un gran arpón. Seth entonces abrió sus poderosas mandíbulas de hipopótamo para devorar a Horus, momento que este aprovechó para lanzar su arpón que golpeó la cabeza del gran hipopótamo atravesándola hasta el cerebro y matándolo. Seth  se hundió en el Nilo, en la isla de Edfú. La tormenta amainó y las personas de Edfu salieron a recibir al gran Horus entonando el himno que después los sacerdotes cantarían en la fiesta anual en honor del dios de Edfú.

"¡Siéntase alegre, aquel que habita en Edfú! ¡Horus el gran dios, el señor del cielo, ha matado al enemigo de su padre! ¡Tome la carne de los vencidos, beba la sangre del hipopótamo rojo, queme sus huesos con fuego!  Córtese en pedazos.¡ Que los trozos sean dados a los gatos y los desperdicios a los reptiles!

"¡Gloria a Horus el poderoso, el valiente, el único hijo de Osiris.  Horus de Edfú, Horus el vengador!"



El juicio de Horus y Seth    

Contenido: Tres colecciones de poemas de amor. La primera, encabezada por un título común, está compuesta de siete estancias. La segunda es una secuencia de tres poemas sin numeración pero interrelacionados en cuanto al contenido. La última colección se compone de otros siete poemas, no integrados en un ciclo, pero unidos por un texto de introducción. Ocupa una página y media en las columnas 16 y 17 del recto. Además, se narran Las Contiendas entre Horus y Seth, que relatan, en las 15 primeras columnas y las 8 primeras líneas de la columna 16 del recto, la lucha entre los dos contendientes.

Realmente a pesar de haber llamado a esta segunda parte Las Contiendas de Horus y Seth, en el papiro no se relatan las batallas que cabría esperar sino la parte final de la leyenda de Horus y Seth, esto es, el juicio ante la Enéada, de ambos contendientes. A pesar de su gran importancia mitológica, no podemos considerar el texto como un relato mitológico en sí, sino que encajaría mejor dentro de la propia literatura narrativa. En un relato mitológico el tema y los personajes son dioses, pero además se espera que se ensalcen las capacidades y actos de al menos algunos dioses, los protagonistas de la leyenda. No es este el caso que vemos en el Papiro Chester Beatty; aquí los dioses son caricaturizados sin duda en un intento de transmitir cierta dosis de humor en el relato y tratados de forma irrespetuosa por el narrador; resulta difícil imaginar el comportamiento de alguno de ellos. Al fin y al cabo no es más que una versión de Verdad y Mentira en la que los dioses se comportan como simples humanos.

Destaca ante todo su incapacidad para tomar una decisión que los lleva a seguir juzgando a los contendientes después de 80 años y sobre todo su falta de criterio, con cambios de opinión ante cada una de las defensas expuestas. El texto es bastante largo y hay que aclarar que la resolución final bien podría haberse tomado al principio del relato y más bien parece tomada ya por propio cansancio del escriba, pues el relato resulta muy repetitivo y con un estilo narrativo especialmente monótono, por lo que es difícil mantener la atención del lector. A pesar de ser la historia más larga del Reino Nuevo, se puede considerar como la de menor mérito literario.

Época: XX Dinastía, reinado de Ramsés V. Posiblemente la composición de las luchas de Horus y Seth pertenezca al Reino Medio y lo que ha llegado hasta nosotros en este papiro no sea más que una adaptación al lenguaje del Reino Nuevo.


La traducción está basada en las obras citadas anteriormente. Las divisiones en episodios se han tomado de la obra de Gustave Lefebvre. En negrita aparecen indicados los números de columna y de línea.

Horus y Seth se disputan la herencia de Osiris
[Sucedió] el juicio entre Horus y Seth, misteriosos en (sus) formas, los más poderosos de los príncipes y señores existentes que (nunca) vinieron a la existencia. Un joven (dios) estaba sentado ante el Señor Universal, reclamando el cargo de su padre Osiris, de bellas apariciones, [el hijo de Ptah[83], el que ilumina [la Duat con] su [brillo], mientras Thot presentaba el Ojo Ileso al gran príncipe de On[84] Entonces habló Shu, el hijo de Ra, ante [Atum], el gran [príncipe] de On: "La justicia es el señor de la fuerza".[85]  [Administrad] lo diciendo: 'Dad el cargo a [Horus]'". (1,5) Y Thot dijo a la [Enéada]: "¡Esto es lo correcto un millón de veces!" Entonces Isis profirió un estrepitoso grito y se encontró plena de alegría y [fue] ante el [Señor] Universal y dijo: "Viento del norte, (ve) hacia occidente, da las buenas nuevas a Unnefer! vsp" [86] Entonces Shu, el hijo de [Ra], dijo: "[El] que presenta el Ojo Sano[87] parece fiel a la Enéada".[88]





Pero el Señor Universal dijo: "¿Qué significa esto, vosotros ejercitando autoridad por vosotros mismos?"[89] Entonces dijo [Onuris][90]:"Que él (Thot) [adopte] el cartucho de Horus, y que la Corona Blanca sea [colocada] sobre su cabeza" Entonces el Señor Universal mantuvo silencio durante un largo rato, (porque se encontraba) enojado [con] su Enéada.

Entonces habló Seth, el hijo de Nut, diciendo: "Que se enviado fuera (1,10) conmigo, y yo os permitiré ver como mis mano(s) prevalecen las suya(s) [en presencia] de la Enéada, ya que no se conoce [ningún] (otro) método [de] desposeerlo". Entonces Thot le dijo: "¿No deberíamos averiguar nosotros (quién es) el impostor?[91]  ¿Dará alguien el cargo de Osiris a Seth mientras su hijo Horus se encuentra aquí"?[92]

Entonces Ra-Horajty se enojó sobremanera, porque era el deseo de Ra dar el cargo a Seth, grande de fuerza, el hijo de Nut. Y Onuris pronunció un fuerte grito ante la Enéada, diciendo: "¿Qué haremos?" Entonces dijo Atum, el gran príncipe de On: "Llamad a Banebdyede[93], el gran dios vivo, para que él pueda juzgar a los dos jóvenes. Trajeron a Banebdyede, el gran dios que habita en Sehel[94] junto con Ptah-Tatenen ante Atum, quien les dijo: "¡Juzgad a los dos jóvenes, y que dejen de pelear a diario!" (2,5) Entonces Banebdyede, el gran dios vivo, respondió a lo que él (Atum) había dicho: "No ejercitemos nuestra autoridad en la ignorancia. Enviad una carta a Neith la Grande, la divina madre. Haremos lo que ella diga". Entonces la Enéada dijo a Banebdyede, el gran dios vivo: "Ellos han sido juzgados (ya) una vez en la sala Única en Justicia."


Thot escribe a Neith; respuesta de Neith
Y la Enéada dijo a Thot en presencia del Señor Universal: "Escribid una carta a Neith, la Grande, la divina madre, en nombre del Señor Universal, el Toro de On." Y Thot dijo: "Yo lo haré, yo lo haré" Y se sentó a escribir la carta, que decía: "El Rey del Alto y Bajo Egipto, (2,10) Ra-Atum, amado de Thot; El Señor de las Dos Tierras, el de On, el disco solar que ilumina las Dos Tierras con su brillo, el Hapy poderoso en su inundación, Ra-Horajty; a Neith la Grande, la divina madre, que iluminó la primera cara, que está viva, robusta y joven. El ba viviente del Señor Universal, el Toro de On que es el buen Rey de Egipto, (dice) lo que sigue: Yo, tu humilde servidor paso la noche en nombre de Osiris consultando las Dos Tierras cada día, mientras Sobek perdura por siempre. ¿Qué haremos sobre estas dos personas, quienes durante ochenta años han estado ante el tribunal, y (3,1) nadie sabe cómo juzgarlos? Escríbenos lo que deberíamos hacer."

Entonces Neith la Grande, la divina madre, envió una carta a la Enéada diciendo: "Otorgad el cargo de Osiris a su hijo Horus, y no cometáis esos grandes actos de iniquidad que están fuera de lugar, o yo me irritaré tanto que el cielo chocará contra la tierra. Y que esto le sea dicho al Señor Universal, el Toro de On: "Dobla a Seth en sus posesiones. Concédele Anat y Astarté, tus dos hijas y (3,5) sitúa a Horus en el trono de su padre Osiris".


Deliberación de la Enéada
La carta de Neith la Grande, la divina madre, llegó a la Enéada cuando estaban sentados en la gran sala "Horus ante los Cuernos" y la carta le fue entregada a Thot en mano. Entonces Thot la leyó en voz alta ante el Señor Universal y ante la Enéada al completo. Y ellos dijeron con una única voz: "Esta diosa está en lo cierto" Pero el Señor Universal se enojó con Horus y le dijo: "Tú eres débil de cuerpo[95], y este cargo es demasiado grande para ti, tú joven, cuyo aliento huele (todavía) mal."[96] Entonces Onuris se enfadó un millón de veces y de la misma forma la Enéada al completo, el Consejo de los Treinta[97]

El dios Baba se levantó y dijo a Ra-Horajty: "Tu capilla está vacía."[98] Entonces Ra-Horajty se sintió ofendido por la respuesta que se le había dado, y se tendió sobre su espalda, con el corazón muy dolorido. En tanto la Enéada salió, gritando en voz alta ante la cara de Baba, y le dijeron: "Vete fuera: tú, que has cometido una ofensa extremadamente grave". Y después se fueron a sus tiendas.

El Gran Dios pasó un día yaciendo sobre su espalda en su pabellón, con su corazón muy dolorido y solo. Después de un largo rato, Hathor, Señora del Sicomoro Meridional, llegó, se situó ante su padre, el señor Universal y destapó su desnudez ante su rostro.[99] Entonces el gran dios se río de ella. Se levantó y se sentó nuevamente con la Gran Enéada. Y dijo a Horus y Seth: "¡Hablad sobre vosotros mismos!"

Horus y Seth defienden sus causas
Tras esto Seth, grande en fuerza, el hijo de Nut, dijo: "Yo, yo soy Seth, el más grande en fuerza entre la Enéada, porque yo mato al enemigo de Ra cada día[100] viajando en la proa de la Barca de Millones, y ningún otro dios puede hacerlo. Yo debería recibir el cargo de Osiris" Entonces ellos (los dioses) dijeron: "Seth, el hijo de Nut, está en lo cierto". Entonces Onuris y Thot gritaron en voz alta, diciendo: "¿Dará alguien el cargo al tío mientras el hijo del cuerpo esté aquí? Y Banebdyede, el gran dios vivo, dijo: ¿Se le dará el cargo a un joven mientras Seth, su hermano mayor, esté aquí?[101]

Entonces la Enéada gritó en voz alta ante la cara del Señor Universal y le dijeron: "¿Qué significan esas palabras que dijiste, que no son dignas de ser oídas?[102]

Entonces dijo Horus, el hijo de Isis: "No es bueno que se me engañe ante la Enéada y otorgar el cargo de mi padre Osiris (a alguien) lejos de mí" E Isis se enfadó con la Enéada y realizó un juramento por (el) dios ante la Enéada, diciendo: "Tan cierto como vive mi madre, la diosa Neith y como Ptah-Tenen vive, el de altas plumas, que domina los cuernos de los dioses, estos asuntos serán expuestos ante Atum, el gran príncipe de On, y también (ante)[103] Jepri que reside en su barca. Entonces la Enéada contestó: "No te pongas furiosa. El derecho le será otorgado a quien esté en su derecho. Todo lo que has dicho será hecho".

Entonces Seth, el hijo de Nut, se enfadó con la Enéada a causa de las palabras que habían dicho a Isis la Grande, la divina madre. Así, Seth les dijo: "Yo tomaré mi cetro de 4500 nemes[104] y mataré a uno de vosotros cada día” Y Seth realizó un juramento por el Señor Universal, diciendo: No pleitearé contra el tribunal mientras Isis esté aquí[105]. Entonces Ra-Horajty les dijo: "Cruzad a la isla que está en medio y juzgadlos allí. Decid a Nem[106], el barquero: "no transportes a ninguna mujer que se parezca a Isis".


El episodio de la isla que está en medio
Así la Enéada cruzó sobre la isla que está en medio, y (los dioses de la Enéada) se sentaron a comer pan. En tanto, llegó Isis y se acercó a Nemty, el barquero, que estaba sentado junto a su barca. Ella se había transformado en una anciana que andaba encorvada y (llevaba) un pequeño anillo de sello de oro en su mano. Ella le dijo: "He venido a ti para que (me) cruces a la isla que está en medio, pues he venido con esta jarra de harina (5,10) para el joven que está cuidando el rebaño[107] en la isla que está en medio desde hace ya 5 días, y está hambriento". Él la contestó: "Me han dicho: 'No cruces a ninguna mujer'". Entonces ella le dijo: "Es respecto a Isis lo que se te ha ordenado" Él la dijo: ¿Qué me darás por cruzarte la isla que está en medio? Isis le dijo: "Te daré este pan" y él contestó: ¿Qué es para mí tu pan? ¿Voy a cruzarte a la isla que está en medio cuando se me ha dicho, 'Barquero no cruces a ninguna mujer', en intercambio por tu pan? Entonces ella le dijo: "Te daré el anillo con el sello de oro que está en (mi) mano". Él hablo de nuevo y la dijo: "Dame el anillo con el sello de oro". Entonces ella se lo dio, y él la transportó a la isla que está en medio.

Luego, mientras ella andaba bajo los árboles, miró y vio a la Enéada cuando los dioses se encontraban sentados, comiendo pan, ante el Señor Universal en su pabellón. Entonces Seth miró y la vio acercándose desde lejos. En eso, ella recitó un hechizo, transformándose en una joven mujer de bello cuerpo, cuyo aspecto no existía en toda la tierra y él la deseó lascivamente. Seth se levantó de (el sitio en el que estaba) sentado y comiendo pan con la Gran Enéada y fue en su busca, mientras nadie, sino él mismo, la había visto. Permaneció detrás de un sicomoro, la llamó diciéndola: "Estoy aquí contigo, bella joven". Ella le dijo: "[déjame decir], mi gran señor: en cuanto a mí, yo era la esposa (que vivía con) un pastor a quien di un hijo varón. Mi marido murió y el muchacho comenzó a atender el ganado[108] de su padre. (6,10) Pero entonces se presentó un extraño que se instaló en mi establo y habló así a mi hijo: 'Te derrotaré, tomaré el ganado de tu padre y te expulsaré lejos'.

Así le habló. Ahora mi deseo es hacer que tú te conviertas en su defensor"[109].Entonces Seth le contestó: "¿Podrá dar alguien el ganado al extraño mientras el hijo del hombre esté aquí?" En eso, Isis se transformó en un milano, comenzó a volar y se posó en la copa de una acacia. Llamó a Seth y le dijo: "Llora por ti mismo. Tu propia boca ha hablado. Es tu propio arte el que te ha juzgado ¿Qué réplica tienes ahora?"

Tras esto comenzó a llorar y acudió al lugar en el que estaba Ra-Horajty y lloró. Ra-Horajty le dijo: "¿Qué es lo que te preocupa?" Seth le contestó: "Esa malvada mujer vino a mí de nuevo. Ella ha hecho trampa (me ha estafado) nuevamente, transformándose a sí misma en una bella joven ante mí y me ha dicho: 'Yo era la esposa (que vivía) con un pastor que murió. Tuve un hijo con él, que atendía el ganado de su padre. Entonces un extraño se alojó en mi establo con mi hijo, y yo le di de comer. Y muchos días después este intruso le dijo a mi hijo: "Te venceré, tomaré el ganado de tu padre y será mío". Así él habló a mi hijo'. Eso es lo que ella me dijo". Entonces Ra-Horajty le dijo: "¿Y tú, qué la dijiste? Y Seth le contestó: "Yo la dije: '¿Puede alguien dar el ganado al extraño mientras el hijo del hombre esté allí?' Eso la dije. 'El intruso debe ser golpeado con un bastón y expulsado, para poner al hijo en el lugar de su padre'. Eso es lo que la dije".

Entonces Ra-Horajty le dijo: "Ahora observa, has sido tú mismo quien te has juzgado. ¿Qué réplica tienes ahora?" Seth le expuso: "Deja que Nemty, el barquero, sea traído, y haz que le sea infligido un gran castigo, diciendo: ¿Por qué la transportaste? Eso se le dirá". Así pues, Nemty el barquero, fue llevado ante la Enéada, y le quitaron la parte delantera de los pies[110]. Y Nemty renegó del oro hasta ese día ante la Gran Enéada, diciendo: "¡El oro será una abominación a causa de mí (por mi culpa) en mi ciudad![111]


La Enéada reconoce los derechos de Horus
La Enéada, entonces, cruzó a la orilla occidental y (los dioses) se sentaron en la montaña. Ahora (más tarde), cuando el atardecer había caído, Ra-Horajty y Atum,[112] Señor de Las Dos Tierras, el heliopolitano, escribió un mensaje a la Enéada diciendo: "¿Por qué estáis sentados de nuevo aquí? ¿Vais a hacer que los dos jóvenes pasen toda su vida en el tribunal? Cuando mi carta os alcance, pondréis la Corona Blanca sobre la cabeza de Horus, el hijo de Isis, y le nombrareis en el cargo de su padre (8,5) Osiris".

Tras esto Seth llegó a ponerse extremadamente furioso y la Enéada le manifestó: "¿Por qué estás tan furioso? ¿No se debe actuar según las palabras de Atum, Señor de Las Dos Tierras, el heliopolitano, y Ra-Horajty?" entonces la corona blanca fue colocada sobre la cabeza de Horus, el hijo de Isis. Y Seth, que estaba muy furioso, lanzó un gran grito a la cara de la Enéada, diciendo: "¿Le será dado el cargo a mi hermano pequeño mientras yo, su hermano mayor, esté aquí? e hizo un juramento, diciendo: "La Corona Blanca será quitada de la cabeza de Horus, hijo de Isis, y será arrojado a las aguas, para que yo pueda luchar contra él por el cargo de gobernante". Entonces Ra-Horajty consintió.


Escenas de magia
Así, Seth le dijo a Horus: "Ven, transformémonos nosotros mismos en dos hipopótamos y sumerjámonos dentro de las aguas profundas en medio del mar (El gran Verde). Y el que emerja en el curso de tres meses enteros, no recibirá el cargo". Y así fue como se sumergieron juntos. Luego, Isis se sentó llorando y dijo: "¡Seth matará a Horus, mi hijo!", tras lo cual tomó una cantidad de hilo e hizo una cuerda. Tomó un deben de cobre y lo fundió (en la forma de) un arma de mar (arpón). Le ató la cuerda y lo lanzó al agua en el lugar en el que Horus y Seth se habían sumergido.

Pero el arma golpeó en el cuerpo de su hijo Horus. Y Horus gritó, diciendo: "¡Ven a mí, madre Isis, mi madre! Ordena a tu arpón que salga de mí, yo soy Horus, hijo de Isis". Entonces Isis emitió un fuerte grito y le ordenó a arma: "Sal de él, él es Horus, mi hijo". Y el arpón salió de él.

Así, ella lo lanzó de nuevo al agua, y esta vez golpeó en el cuerpo de Seth, quien gritó, proclamando: "¿Qué te he hecho, mi hermana Isis? Suplica a tu arma para que salga de mí. Soy tu hermano materno, Isis". Entonces ella se sintió muy apenada por él. Y Seth la llamó, diciendo: "¿Prefieres al intruso más que a hermano materno Seth? Por eso Isis llamó a su arma, diciendo: "¡Sal de él! Es el hermano materno de Isis a quien estás hiriendo". Y el arma salió de él.[113]

(A consecuencia de esto), Horus, hijo de Isis, se enfureció contra su madre Isis y salió (del agua), con su cara encarnizada como la de un leopardo[114] y con su cuchillo de 16 deben[115]  en su mano. Entonces cortó la cabeza de su madre Isis, la cogió en sus brazos, y subió a la montaña. Luego Isis se transformó en una estatua de piedra que no tenía cabeza y Ra-Horajty le dijo a Thot: "¿Qué ese eso que acaba de venir y no tiene cabeza?" Thot contestó a Ra-Horajty: "Mi buen señor, es Isis la Grande, la divina madre, su hijo Horus le ha cortado la cabeza". Entonces Ra-Horajty lanzó un gran grito y le propuso a la Enéada: "Acudamos y castiguémosle severamente" Y así, la Enéada subió a las montañas a buscar a Horus, hijo de Isis.

Mientras tanto Horus, estaba tendido bajo un árbol shenusha en la tierra de los oasis. Entonces Seth lo encontró, lo cogió, y lo arrojó sobre su espalda en la montaña. Tras esto le arrancó sus dos ojos de sus órbitas y los enterró en la montaña. Por la mañana[116] sus dos globos oculares (10,5) se convirtieron en dos bulbos que crecieron en lotos. Seth volvió y dijo a Ra-Horajty falsamente: "No encontré a Horus", aunque él (realmente sí) lo había hallado.

Entonces Hathor, Señora del Sicomoro Meridional, fue y encontró a Horus cuando se encontraba tendido llorando en el desierto. Ella cogió una gacela, la ordeñó, y le habló a Horus, diciendo: "Abre tus ojo(s), para que pueda poner esta leche[117] en ellos". Él abrió sus ojo(s) y ella puso la leche en ellos; la puso en el ojo derecho; la puso en el ojo izquierdo. "Abre tus ojo(s)" y él abrió sus ojo(s). los miró, encontrándolos cicatrizados. Entonces fue a decir a Ra-Horajty: "(Yo) he encontrado a Horus privado de sus ojo(s) por Seth, pero los he restaurado (y sanado). Mira, el viene hacia aquí ahora."

Entonces la Enéada afirmó: "¡Qué Horus y Seth sean convocados y juzgados! Así, fueron llevados ante la Enéada. El Señor Universal expuso ante la gran Enéada a Horus y Seth: "¡Id y haced caso a lo que yo os diga: Comed, bebed, y abandonadnos en paz! ¡Dejad de luchar todos los días!"


Horus y Seth se marchan juntos
Entonces Seth le dijo a Horus: "Ven, hagamos un día de fiesta en mi casa" Y Horus le dijo: "Lo deseo, lo deseo". Entonces, cuando la hora del atardecer había llegado, se preparó una cama para ellos, y se tumbaron juntos. Por la noche, Seth permitió que su miembro llegara a estar duro y lo introdujo entre los muslos de Horus. Y Horus situó sus manos entre sus muslos y cogió el semen de Seth. Entonces Horus  fue a decirle a su madre Isis: "Ven, Isis mi madre, ven y mira lo que Seth me ha hecho: Él abrió sus mano(s) y dejó que ella viera el semen de Seth”. Ella gritó, tomo su (cuchillo de) cobre, cortó sus mano(s) y las lanzó al agua. Entonces hizo unas nuevas mano(s) para él. Y ella tomó una pizca de ungüento dulce y la puso en el miembro de Horus. Lo hizo para que llegase a estar erecto, lo colocó sobre un tarro, y él dejo que su semen fluyera dentro de él.[118]

Por la mañana Isis fue con el semen de Horus al jardín de Seth y le dijo al jardinero de Seth: "¿Qué clase de plantas  come aquí Seth contigo?" El jardinero la contestó: "La única planta que Seth come aquí conmigo es la lechuga".[119] Entonces Isis puso el semen de Horus sobre ellas. Seth llegó según su costumbre diaria y comió las lechugas que normalmente comía, por lo que quedó preñado por el semen de Horus.


El juicio vuelve a empezar
Entonces Seth fue a decir a Horus: "Ven, vayamos, para que yo pueda enfrentarme a ti en el tribunal". Y Horus le dijo: "Lo deseo, lo deseo". Así es como fueron juntos al tribunal, presentándose ante la gran Enéada y les fue dicho: "Hablad sobre vosotros mismos".

Entonces Seth dijo: "Haced que el cargo de gobernante, vsp, me sea concedido a mí, porque en lo que respecta a Horus, que está ahí, yo he realizado un acto de hombre sobre é”l. Entonces la Enéada emitió un sonoro grito, y vomitaron y escupieron en la cara de Horus. Pero Horus se rio de ellos; y Horus realizó un juramento por (el) dios, diciendo: "Lo que Seth ha dicho es falso. Dejad que el semen de Seth sea convocado, y veamos el lugar desde el que contesta. Después dejad que el mío sea llamado, y veamos el lugar desde el que contesta."

Thot, Señor de la escritura, el verdadero escriba de la Enéada, tendió su mano sobre el hombro de Horus y dijo: "Sal, semen de Seth”. Y él le contestó desde el agua de dentro del [pantano]. Entonces Thot tendió su mano sobre el hombro de Seth diciendo: "Sal, semen de Horus". Y él le contestó: "¿Por dónde debo salir”? a lo que Thot contestó: "Sal por su oreja". Pero él le expuso: "¿Debo salir por su oreja, yo, que soy una semilla divina”? Y por eso Thot hablo nuevamente y le dijo: "Sal de la parte superior de su cabeza (su frente)" Entonces (el semen) salió como un disco solar de oro sobre la cabeza de Seth. En ese momento, Seth se puso muy furioso, y alargó su mano para agarrar el disco solar de oro, pero Thot lo alejó de él y lo puso como una corona sobre su (propia) cabeza. Así la Enéada dijo: "Horus está en lo cierto, Seth está equivocado". Por esto, Seth se enfureció mucho y gritó, porque ellos habían dicho: "Horus está en lo cierto, Seth está equivocado".


Nuevas escenas de magia
Entonces, Seth realizó un gran juramento por (el) dios, diciendo: "No le será dado el cargo hasta que él haya sido sacado fuera conmigo. Construiremos barcos de piedra y haremos una carrera uno contra el otro. Al que gane sobre su rival, le será dado el cargo de gobernante, vsp". Entonces Horus se construyó una barca hecha de madera de pino, recubriéndola con yeso, y la arrojó al agua a la hora del atardecer, sin que nadie en toda la tierra lo viese. Pero Seth vio el barco de Horus y pensó que era de piedra. Se fue a la montaña, cortó un pico de montaña, y se construyó para sí mismo una barca de piedra de 138 codos. Entonces embarcaron en sus barcos, en presencia de la Enéada. Pero el barco de Seth se hundió en el agua y Seth se transformó en un hipopótamo que destruyó el barco de Horus. Entonces Horus asió su (arma) de cobre y golpeó el cuerpo de Seth. Pero la Enéada le dijo: "¡No lo golpees!"


Horus acude a Neith
Entonces él tomó su equipo de navegación (los arpones), lo puso en su barco, y navegó río abajo a Sais, para decirle a Neith la Grande, la divina madre: "Permite que sea juzgado con Seth, porque hace ya ochenta años que estamos ante el tribunal, pero ellos no saben cómo juzgarnos. Él no ha sido declarado justo en mi contra, pero hasta ahora un millar de veces ha sido reconocido mi derecho contra él, día tras día. Pero él no presta atención a lo que la Enéada dice. Me he enfrentado a él en la sala Camino de la Verdad, (en la que) fui encontrado justo en su contra. Me he enfrentado a él en la Sala de Horus ante los Cuernos" y fui encontrado justo contra él. Me he enfrentado a él en la Sala del Campo de Juncos" y fui encontrado justo contra él. Me he enfrentado a él en la Sala del Estanque del Campo" y fui encontrado justo contra él. (Además) la Enéada le ha dicho a Shu, hijo de Ra: 'Horus, hijo de Isis, está en lo cierto en todo lo que ha dicho'".[120]


Correspondencia con Osiris
Declaración hecha por Thot al Señor Universal: "Haz que se envíe una carta a Osiris, para que él pueda juzgar entre los dos jóvenes". Y Shu, hijo de Ra, expuso: "Justo un millón de veces es lo que Thot ha dicho a la Enéada". Entonces el Señor Universal le habló a Thot: "Siéntate y escribe una carta a Osiris, para que nosotros podamos oír lo que él tenga que decir". A continuación, Thot se sentó a escribir la carta a Osiris que decía: "El Toro[121] el león que caza por sí mismo; Las Dos Señoras: Protector de dioses, El que domina a Las Dos Tierras; Horus de Oro; Inventor de la humanidad en el Principio; Rey del Alto y Bajo Egipto: Toro que habita en On, vsp, hijo de Ptah: El (más) Glorioso de las Dos Orillas, que aparece como padre de su Enéada, que vive del oro y todas los barnices (o piedras preciosas), vsp. Escríbenos qué deberíamos hacer en cuanto a Horus y Seth, para que no ejerzamos (nuestra) autoridad con desconocimiento".

(Muchos días) después de esto, la carta alcanzó al Rey, el hijo de Ra, Grande en Generosidad, Señor del Sustento, quien gritó cuando la carta fue leída ante él y contestó, con gran prisa, (escribiendo) al lugar en el que el Señor Universal estaba junto a la Enéada, diciendo: "¿Por qué está mi hijo Horus siendo defraudado, cuando fui yo quien os dio vuestra fuerza? Fui yo (solo) quien creó la cebada y el emmer[122] para alimentar a los dioses, así como al ganado después de los dioses, cuando ningún dios o diosa existente podía hacerlo".

La carta de Osiris llegó al lugar en el que se encontraba Ra-Horajty, cuando estaba sentado con la Enéada en el Campo Blanco de Xois. Le fue leída a él y a la Enéada y Ra-Horajty dijo: "Contestad por mí la carta de Osiris rápidamente, y decidle en la carta: "Si tú no hubieras venido a la existencia, si no hubieras nacido, la cebada y el emmer sin embargo existirían igualmente."

La carta del Señor Universal llegó ante Osiris y fue leída en su presencia. Entonces él escribió a Ra-Horajty de nuevo, diciéndole: "Muy hermoso es todo lo que has hecho y lo que la Enéada ha hecho[123], pero se hizo que Maat entrara en el Más Allá. Ahora presta atención a este asunto. (15,5) La tierra en la que estoy está repleta de mensajeros de aspecto feroz quienes no temen a ningún dios ni diosa. Si los envío, ellos me traerán el corazón de cada uno de los seres que cause mal, y ellos permanecerán aquí conmigo. ¿Qué bueno es para mí estar aquí, descansando en el oeste, mientras todos vosotros estáis fuera? ¿Quién entre ellos es más poderoso que yo? Pero ellos han inventado las malas acciones. Cuando Ptah el Grande, Sur de su Muro, Señor de Anj-Tauy (Menfis), creó el cielo, ¿no dijo a las estrellas que están allí: "Es en el Oeste, donde el rey Osiris habita, donde iréis cada noche" y después de los dioses toda la humanidad también irá a descansar donde estáis?" Así me dijo."

Tiempo después de esto, la carta de Osiris llegó al lugar donde el Señor Universal se encontraba junto con la Enéada. Thot recibió la carta y la leyó ante Ra-Horajty y la Enéada. Y ellos dijeron: "Está en lo cierto, es correcto todo lo que él dice, el Grande en Generosidad, el Señor del Sustento, vsp”.


El triunfo de Horus
Entonces Seth manifestó: "Seamos llevados a la Isla en el Medio, para que (yo) pueda discutir con él! Y fue a la Isla en el Medio. Pero Horus fue declarado justo contra él.

Entonces Atum. Señor de Las Dos Tierras, el Heliopolitano, se dirigió a Isis, diciendo: "Trae a Seth atado a un palo": Así Isis llevó a Seth atado a un palo, como un prisionero. Atum le dijo: ¿Por qué te has resistido a ser juzgado y has usurpado por ti mismo el cargo de Horus?" Seth le contestó: "No es así, mi buen señor. Haz que Horus, hijo de Isis, sea convocado, y permite que le sea dado el cargo de su padre Osiris."

Horus, hijo de Isis fue llevado y la Corona Blanca puesta sobre su cabeza. Le situaron en el asiento de su padre Osiris y dijeron ante él: "Tú eres el buen Rey de Egipto (Ta-Meri), eres el buen señor, vsp, de todas las tierras por toda la eternidad". Entonces Isis emitió un fuerte grito a su hijo Horus, diciendo: "Tú eres el buen Rey, mi corazón se regocija. Alegrarás la tierra con tu apariencia".

Luego dijo Ptah el Grande, Sur de su Muro, Señor de Anj-Taui (Menfis): "¿Qué haremos con Seth, ahora que Horus se ha situado en el asiento de su padre Osiris? Entonces Ra-Horajty dijo: "Permitid que Seth, hijo de Nut, me sea dado para que habite conmigo y esté en mi compañía como un hijo. Y tronará en el cielo y será temido".

Entonces vinieron para decir a Ra-Horajty: "Horus, hijo de Isis, ha sido elevado como Soberano, vsp". Acto seguido Ra-Horajty se alegró mucho y proclamó ante la Enéada: "Regocijaos por todas los rincones de la tierra, por Horus, hijo de Isis!

E Isis dijo:

"Horus se ha alzado Soberano, vsp.
La Enéada está de fiesta, el cielo en júbilo
Toman guirnaldas al ver a Horus, hijo de Isis
Alzado como Gobernante, vsp, de Egipto,
Los corazones de la Enéada se alegran,
La tierra entera se regocija
Cuando ven a Horus, hijo de Isis
En el cargo de su padre,
Osiris, señor de Busiris".

Así concluye con éxito en Tebas, el lugar de [la Verdad].





Isis y los Siete Escorpiones
   
Este texto es una adaptación libre de la leyenda de Isis y los Siete escorpiones escritos sobre la Estela Metternich, encontrada en Alejandría en 1828, durante las labores de excavación para la construcción de una cisterna en un antiguo monasterio franciscano, y fechada en el reinado de Nectanebo II. La estela fue presentada por Muhammad Ali Pasha al príncipe Metternich, a quien debe su nombre. En ella Isis viaja acompañada por siete escorpiones y se relata el poder de la diosa a través de la magia cuando devuelve la vida al hijo de una mujer, picado por uno de los escorpiones. La estela se encuentra actualmente en el Museo Metropolitano de Nueva York. El texto que aquí presentamos es una adaptación basada en la publicación de los textos que aparece en la obra de Wallis Budge, "Legends of the Gods", p. 157 y ss.

Yo soy Isis, la gran Diosa, la Señora de la Magia, la Poderosa en Hechizos.

Salí de mi casa[124], en la que mi hermano Seth me había encerrado porque Thot me llamó, Thot el dos veces Grande, poderoso de la justicia y la verdad en la tierra y el cielo. Él me llamó y me dijo: 'Ven, oh Isis, ahora es bueno escuchar[125], porque hay vida para el hombre que se deja guiar por el consejo de otro. Ocúltate, tú y tu hijo, porque él puede llegar hasta nosotros. Sus miembros crecerán, y también su fuerza se hará poderosa y él accederá al trono de su padre, a quien vengará y el rango de Gobernador de las Dos Tierras será suyo'

Huí[126] cuando Ra descendía en gloria por el lado occidental del cielo y el manto de la noche cubría el cielo. Conmigo venían los siete escorpiones y sus nombres eran Tefen y Befen, Mestet y Mestetef, Petet, Tetet y Matet. Detrás de mí estaban Tefen y Befen; Mestet y Mestetef a cada uno de mis lados; delante iban Petet, Tetet y Metet, vigilando y protegiendo el camino para que nadie pudiese entorpecer mi viaje. Yo les ordené en voz alta y mis palabras atravesaron el viento y penetraron en sus oídos: No conozcáis a ningún negro, no saludéis a ningún rojo,[127] no prestéis atención a ninguna criatura noble o plebeya. Mantened vuestro rostro en el camino'.

Entonces vagué por la Tierra de Egipto, Tefen y Befen tras de mí, Mestet y Mestetef a cada uno de mis lados, Petet, Tetet y Matet delante de mí; y de este modo llegamos a Per-Sui,[128] donde se venera al cocodrilo y la Ciudad de las Dos Sandalias, que es la ciudad de las Diosas Gemelas, allí donde comienzan los pantanos y marismas del Norte del País, donde hay campos de papiro y donde habitan los hombres de los pantanos; y de aquí a las Grandes Aguas Verdes en la Tierra del Norte.

Cuando llegamos a las afueras, cerca de las casas que habitan los hombres de las marismas, pasamos cerca de la vivienda de una rica mujer de nombre Usert. Ella se encontraba en la puerta. Desde lejos me vio llegar cansada, fatigada y dolorida y de buen grado me habría sentado en su casa a descansar, pero cuando me dirigí a ella con la intención de hablarla me cerró la puerta por miedo a los siete escorpiones que me seguían.

Continué mi camino y encontré a una mujer de las marismas[129] que me abrió la puerta de su casa en la que pude descansar, pero Mestet y Mestetef, Petet, Tetet y Matet y Befen se pusieron de acuerdo y unieron todo su veneno bajo el aguijón de Tefen de modo que su picadura se convirtió en siete veces poderosa. Entonces Tefen regresó a casa de la mujer de nombre Usert, aquella que nos había negado el descanso. Su puerta continuaba cerrada pero Tefen observó una pequeña grieta por la que pudo introducirse en el interior de la vivienda, donde encontró al hijo de la mujer. Reptando hasta donde se encontraba le inyectó el veneno de su aguijón, ahora siete veces poderoso y se declaró un fuego en la casa de la mujer cuyo nombre era Usert, pero no había agua para extinguirlo y fue el Cielo quien envió el agua sobre la casa. Un gran prodigio porque la fecha de las lluvias aún estaba lejana.

La mujer de nombre Usert, que nos había negado su casa, lloraba y su corazón estaba triste porque no sabía si su hijo aún se encontraba con vida o no. Estuvo vagando por el pueblo, llorando de dolor, pero nadie acudió a la llamada de lamentación de la mujer de nombre Usert. Y hasta mí llegó el sonido de sus lamentaciones y mi corazón se llenó de dolor por su pesar. Por eso sentí piedad de ella y volví a buscarla con intención de devolver a la vida al niño, libre de toda culpa. Juntas acudimos al lugar en el que yacía su amado hijo. Entonces le dije a la mujer:

'¡Ven a mí, ven a mí! Observa mi boca que da la vida, que tiene el poder de destruir a las malas criaturas con la emisión de ciertas palabras, que mi padre me ha dado a conocer. Soy su amada hija, la descendencia de su cuerpo'.

Y yo, Isis, La Señora de la Magia, cuya voz hace que se despierte de la muerte, dije en voz alta las Palabras Poderosas, las Palabras que puede oír incluso la muerte, y puse mis manos sobre el cuerpo del niño al que debía devolver la Vida. Frío e inmóvil estaba su cuerpo por las siete veces poderoso veneno de Tefen. Entonces pronuncié el hechizo mágico contra el veneno del escorpión y estas fueron mis palabras:

'¡Oh veneno de Tefen, sal de ese cuerpo y cae sobre la tierra!
Veneno de Befen, no avances, no penetres más, sal fuera de ese cuerpo y cae sobre la tierra.
Porque yo soy Isis, la Gran Maga, Señora de los Hechizos. Practico la magia y sé qué palabras pronunciar.
Escuchadme, vosotros, todos los reptiles que poseéis el poder de morder o picar.
¡Cae, oh veneno de Mestet!
¡Quédate atrás, oh veneno de Mestetef!
¡No circules veneno de Petet y Tetet!
¡No te acerques, veneno de Matet!

Ahora sigue el hechizo contra el veneno dado por Geb a Isis

No clames a los Tesheru (los Rojos), gira tu mirada lejos de las nobles señoras que están en sus casas, gira tu cara hacia la tierra hasta que lleguemos a los lugares en que ocultar en Jeb[130]. El niño vivirá, el veneno morirá. Ra vivirá y el veneno morirá. Como Horus se hizo fuerte por la intervención de su madre, así el que ha sido herido se hará fuerte también.

Entonces el niño se recuperó y el fuego provocado en la casa de Usert fue extinguido y el cielo estaba satisfecho por las palabras de Isis, la diosa. La mujer, de nombre Usert, vino y me trajo algunas de sus pertenencias y tomó sus brazaletes, sus collares y riquezas y las llevó a casa de la mujer de las marismas, como recompensa por haberme abierto la puerta de su casa cuando yo, cansada y dolorida, acudí en busca de descanso.

Y ahora los hombres de las Dos Tierras hacen masa de harina de trigo y sal y la depositan sobre las heridas infligidas por el aguijón del escorpión, y luego recitan las Palabras Mágicas que yo recité sobre el hijo de la mujer llamada Usert cuando el siete veces poderoso veneno de Tefen estaba en su interior, porque yo soy Isis, la Gran Maga, la Señora de la Magia y Señora de los Hechizos.

Notas:

1.- O 'prisión'

2.- Obedecer

3.- De la prisión.

4.- Se hace referencia aquí a los habitantes de la tierra negra y los de la tierra roja, esto es tanto a los egipcios como a los extranjeros.

5.- La casa del cocodrilo.

6.- Este es uno de los aspectos fundamentales de la narración. La primera mujer, una mujer rica le niega el descanso a Isis, y la segunda, una mujer pobre de las marismas, posiblemente una sierva es quien le abre la puerta de su casa.

7.- La Isla de Chemnis.



El Nombre Secreto de Ra
El nombre era uno de los elementos primordiales del ser humano, junto con el Ka, el Ba, el cuerpo y la sombra. Ni lo animado ni lo inanimado podía existir si carecía de nombre. Por eso, como elemento mágico, el conocimiento del nombre podía transferir los poderes del ser al que pertenecía. Todos los dioses tenían múltiples nombres, algunos no conocidos, y ese era el caso de Ra. De entre todos existía uno que representaba la fuente de poder del dios y era desconocido por todos los hombres y dioses. En este relato Isis ansía conocer ese nombre secreto de Ra, para obtener el mismo poder que éste y se describe la habilidad de la diosa, que destacaba entre todos los demás dioses, por conocer el nombre a través de un plan que pone en peligro la vida del dios. Utilizando su argucia da forma a una criatura que Ra desconoce, la primera cobra, lo que impide que el dios sea capaz de curarse del veneno. A través de su magia Isis cura la picadura pero obliga al dios a que le revele su nombre secreto, de modo que su hijo Horus podrá conocerlo y heredar todos los poderes de Ra en la Tierra y el Cielo.

El texto, que presentamos aquí, es una adaptación libre de La Leyenda del Nombre Secreto de Ra, escrita en hierático en el papiro 1993 del Museo de Turín. Existe una copia fragmentaria en el Papiro Chester Beatty 15 del Museo Británico de Londres. En la traducción se ha seguido la transcripción en jeroglíficos de Sir Wallis Budge publicada en Legends of the Egyptian Gods y el trabajo de Joseph Kaster, The Literature and Mythology of Ancient Egypt, si bien se han añadido comentarios y variado algunas partes del texto original para una mejor comprensión por parte del lector.

Ra, el poderoso dios que vino a la existencia por sí mismo, el que hizo los cielos, la tierra, las aguas, que creó la vida, el fuego, a los hombres y dioses, al ganado y los reptiles, a las aves y peces, el rey de los hombres y de los dioses, para quien los eónes son como años, tenía muchos nombres que ni siquiera los dioses conocían.
Isis, la Gran Maga, era una mujer de palabra hábil, más hábil que los corazones de un millón de hombres. Sobresalía sobre millones de dioses, y era más astuta e inteligente que millones de aj. Conocía, como Ra, el demiurgo, todo lo que puede saberse sobre el Cielo y la Tierra. La diosa tramó en su corazón averiguar el nombre secreto del dios, el que le daba el poder sobre el resto de hombres y dioses.

Cada día Ra surgía, sobre su barca, del lado oriental del horizonte para realizar su travesía por los cielos y sumergirse en el lado occidental, al atardecer, realizando su viaje nocturno por las regiones de la Duat, a las que iluminaba con su luz. Pero eran ya muchos los viajes que el dios había realizado y día a día envejecía un poco más. Cuando atravesaba las tierras de Egipto su cabeza se balanceaba de lado a lado, su mandíbula temblaba y de su boca le caía la saliva que regaba la tierra.

Un día Isis recogió la saliva con su mano, mezclándola luego con la tierra y moldeando así una serpiente que dio origen a la primera cobra. No necesitó emplear su magia para llevar a cabo esta creación, porque en la criatura se encontraba la propia sustancia divina de Ra. Isis tomó la serpiente inerte y la situó en el camino que su padre recorría a diario de Oriente hacia Occidente atravesando las Dos Tierras, de acuerdo al deseo de su corazón.

Después de que Ra ascendiese por el horizonte Oriental, mientras avanzaba en su viaje junto con su comitiva de dioses pasó, como de costumbre, por el lugar en el que Isis había dejado la serpiente y ésta se irguió para, rápidamente, en un movimiento justo y certero, morder la carne del dios, transmitiéndole así todo el fuego de su poderoso veneno. Ra abrió su boca y la voz de su Majestad alcanzó los cielos. La Enéada de dioses gritó entonces: “¿Qué os ocurre señor?”, y todos los dioses preguntaron: “¿Qué es lo que os ha sucedido?” Pero Ra, el creador, el poderoso dios que había dado origen a todas las cosas y seres del mundo, no pudo responderles, porque no encontró fuerzas suficientes para ello. Sus mandíbulas temblaban y todos sus miembros se estremecían a medida que el veneno avanzaba por su cuerpo, como el Nilo se apodera de todas las tierras a lo largo de su curso.

Después de que el gran dios hubo hecho firme su corazón, dijo a aquellos que le seguían: “Venid a mí. ¡Oh, vosotros, que vinisteis a la existencia de mi cuerpo! ¡Vosotros, dioses que habéis surgido de mí! Que se os haga saber qué es lo que me ha sucedido. Una criatura mortal me ha herido. Mi corazón lo presiente, pero no sé de qué se trata, porque mis ojos no han podido verla, ni mis manos la han moldeado”.

“Es desconocida entre todo lo que yo he creado. Nunca he sentido un dolor tal, no conozco nada tan mortal. Soy el Gobernador y el hijo de un Gobernante, el fluido producido por un dios. Soy un Grande, el hijo de un Grande. Fue mi padre quien pensó mi nombre. Tengo múltiples nombres y multitud de manifestaciones, y mi Ser está en cada uno de los dioses que existen. Soy proclamado como Atum y como Horus de la Alabanza. Mi padre y mi madre pronunciaron mi nombre, que estaba oculto en mi cuerpo incluso antes de nacer, de modo que nadie puede tener poder sobre mí mediante sus palabras. Cuando salí para ver mi obra y avanzaba por las Dos Tierras, algo me mordió, pero no sé qué es. No son fuego, ni tampoco agua, pero siento el fuego en mi corazón, mis miembros tiemblan y se estremecen. Venid, hijos míos, dioses, venid a mí, aquellos que conocen la gloria de las palabras y quienes conocen su mágica pronunciación, los de poderosa influencia que alcanza hasta los cielos”

Todos los dioses acudieron a la llamada de Ra, y también lo hizo Isis, la Gran Maga, con su glorioso poder y eficaz palabra. Isis dijo: “¿Qué es esto? ¿Qué es lo que te ha sucedido?, Padre Divino, ¿Ha sido, quizá, una serpiente la que te ha transmitido ese dolor? ¿Una de tus creaciones ha alzado su corazón en tu contra? Si así es yo expulsaré el dolor que te aflige y lo destruiré con mis hechizos.”

Ra abrió su boca para contestar: “Cuando viajaba a lo largo de mi camino, cuando atravesaba Las Dos Tierras, y los países extranjeros, deseoso de que mi corazón percibiese mi obra, una serpiente a la que no pude ver me mordió. No es fuego, no es agua. Siento el frío en mi cuerpo como el agua, siento el calor del fuego, todos mis miembros tiemblan y el sudor corre por mi cuerpo. Me estremezco, mi ojo se encuentra inseguro y no puedo distinguir los cielos. La humedad me alcanza el rostro como los calurosos días del verano.”

Isis nuevamente habló y ahora su voz era cálida y reconfortante: “Venid, decidme, oh Señor, vuestro nombre, oh divino padre, vuestro verdadero nombre, el nombre secreto que sólo vos conocéis, porque solamente vivirá aquel que es llamado por su verdadero nombre”.

Y Ra contestó con todos los nombres que poseía: “Soy el creador del Cielo y la Tierra, quien puso las montañas y creó todo lo que existe. Soy el que dio origen a las Aguas, hizo que la Gran Inundación viniera a la existencia. Soy quien moldeó al 'Toro de su Madre', para que el deleite sexual viniera a la existencia. Soy quien labró el cielo y los huecos ocultos de los Dos Horizontes, dentro de los cuales situé las almas de los dioses. Soy aquel que cuando abre los ojos origina la luz y cuando los cierra provoca la oscuridad, a cuyas órdenes las aguas del Nilo ascienden y cuyo nombre los dioses no conocen. Soy quien creó las horas y así los días vinieron a la existencia. Soy el que abre los festivales del año, el creador del flujo de corriente de las aguas. Soy quien dio origen al fuego, para que los trabajos de los hombres pudiesen llevarse a cabo. Soy Jepri por la mañana, Ra al mediodía, y Atum por la tarde”'

Pero Isis conocía ya todos esos nombres, al igual que el resto de la Humanidad, en tanto Ra seguía guardando dentro de sí su nombre secreto. Mientras, el dolor se acrecentaba y el veneno corría a través de sus venas como el fuego. Entonces Isis se dirigió nuevamente a Ra diciéndole: “No son esos los nombres que necesito para curaros, es necesario que me digáis vuestro nombre secreto, aquel que sólo vos conocéis, y el veneno será expulsado. Sólo vivirá aquel que manifiesta su verdadero nombre”.

Ra estremecido por el dolor que le quemaba con ferocidad, más poderoso que las llamas de fuego dijo: ”Acércate Isis, ven aquí y deja que mi nombre, pase de mi cuerpo al tuyo. Yo, el más divino entre los dioses, lo he mantenido oculto, para que mi asiento en la Barca Divina, de millones de años, pudiera ser extenso. Cuando salga de mi corazón, díselo a tu hijo Horus, después de que le hayas jurado por la vida del dios, y hayas puesto el dios en sus ojos.’ Tras esto el gran dios reveló su nombre a la diosa.

Entonces Isis, la Grande de hechizos, dijo:”'¡Arrójate fuera, veneno! ¡Sal fuera de Ra! ¡Oh Ojo de Horus, sal fuera del dios que ha dado origen a la vida por medio de sus palabras! Soy yo quien realiza este hechizo, soy yo quien envía fuera el poderoso veneno, para que caiga sobre la tierra. El gran dios me ha entregado su nombre. ¡Ra vivirá y el veneno morirá!, ¡el veneno muere y Ra vivirá!” Así fue como habló Isis la Grande, Señora de los Dioses, que conoce a Ra en su propio nombre.

Estas palabras deben ser recitadas sobre una imagen de Atum, junto con una de Horus de la Alabanza, una figura de Isis y una imagen de Horus. Escribe este hechizo y haz que la persona lo trague. También podrá hacerse en una pieza de lino, colocándolo sobre su garganta. Puede ser mezclado con cerveza o vino y bebido por el paciente. Es una destrucción completa del veneno, comprobada un millón de veces.

Las cuatro figuras, a las que se hace referencia al final del relato, aparecen representadas en el Papiro 1993 de Turín, como modelo a copiar en hechizos contra las picaduras de serpiente. Atum aparece sentado, portando la doble corona y la barba del dios. Detrás de él, también sentado y con la doble corona, Horus de la Alabanza, con cabeza de halcón. Isis se sienta detrás de él, con cabeza humana y por último, tras la diosa, está nuevamente Horus con cabeza de halcón, la doble corona y el cetro uas.


La Vaca del Cielo


1.- Introducción
'El Libro de la Vaca Divina' o 'Libro de la Vaca Celeste' se encuentra representado, total o parcialmente, en el primer féretro de Tutankamón y en los muros de las tumbas de Sethy I, Ramses II, Ramses III y Ramses VI. El texto se compone de cinco partes claramente diferenciadas.

"Y aconteció, que la Majestad de Ra, que vino a la existencia por sí mismo"
Libro de la Vaca Celestial, línea 1.

1.- El Castigo a la Humanidad. Relata el final del reinado de Ra sobre la Tierra. La Humanidad, cuando Ra ha alcanzado la vejez, se burla de él y comienza a conspirar contra el dios que, temeroso de perder el dominio sobre su propia Creación, hace llamar a los dioses para pedirles consejo. Está dispuesto a castigar a los hombres que él mismo ha creado para evitar la pérdida de poder, pero necesita el consentimiento de los dioses primigenios. Estos le aconsejan que envíe a su Ojo en la forma de la diosa Hathor a castigarlos. Surge así el aspecto más sanguinario de la diosa, pero es tal la matanza que lleva a cabo, que el propio Ra quiere poner fin a los acontecimientos, considerando que el castigo ha sido ya suficiente y que su autoridad puede volver a ser la misma de antes. Es entonces cuando aparece otra forma aún más terrible de la divinidad, la de Sejmet. Ra conoce la sed de sangre de la diosa y que la única manera de acabar con la matanza es mediante algún ardid. Por eso encarga fabricar una bebida somnolienta a base de cerveza y ocre rojo, traído de Elefantina, de modo que el compuesto tenga el mismo aspecto que la sangre humana. La diosa ante la visión del líquido se embriaga olvidándose de la Humanidad, y Ra consigue así apaciguarla y parar la masacre.

2.- La Ascensión de Ra. La segunda parte del mito relata la ascensión de Ra. El dios ha envejecido y cansado de gobernar la Tierra decide conceder su reinado sobre los hombres a Thot, que será a partir de entonces, su representante en la Tierra y en el Mas Allá. Hasta ese momento los hombres y dioses convivían juntos, el Cielo y la Tierra no estaban separados y la eternidad era lineal, no cíclica, por lo que no existía el constante renacer. Ra transforma a Nut en la bóveda celeste, y a lomos de ella, como vaca celeste, abandona la Tierra que hasta entonces ha gobernado. Se da lugar de esta forma al espacio entre ambos, y será Shu quien junto con los nuevos dioses Heh, deba soportar el cielo representando el espacio entre Geb y Nut. Es el propio Ra quien ordena a Shu que se interponga entre la Tierra y el Cielo al sentir miedo cuando Nut le asciende a las alturas. Es a partir de ese momento y gracias a ese nuevo espacio creado, cuando los rayos del Sol pueden desplegarse sobre la Tierra.

3.- Descripción de la imagen. Se conoce como 'El Capítulo de la Vaca' y en él se da una descripción detallada de cómo ha de ser la representación de la vaca para que pueda proteger al difunto; el color, los dioses, su situación, el texto a escribir en un sentido u otro y las barcas a representar. La vaca representa el cielo por el que navega Ra y las patas los cuatro puntos cardinales. La zona en la que residen los dioses y espíritus se encuentra en la parte trasera de la vaca.

4.- Establecimiento del nuevo orden. Es una breve descripción de la nueva situación y el gobierno del Orden Cósmico tras la ascensión de Ra al cielo, con un diálogo dirigido a Thot.

5.- Teología de los Bas y Hechizos y fórmulas mágicas. Esta última parte constituye una recopilación de divinidades y entes que son Bas de otros dioses, junto con fórmulas mágicas de protección.

Como podemos apreciar, en la división anterior, el relato se aleja bastante de los clásicos textos reales del Reino Nuevo, en los que el objetivo principal es asegurar el bienestar del rey difunto y facilitar su viaje por el Más Allá, con detalladas descripciones de las regiones a atravesar. Encontramos claros ejemplos de este tipo de 'libro' en El Libro del Amduat o el Libro de la Cavernas, entre otros. Sin embargo en el Mito de la Vaca del Cielo tenemos un relato mitológico, más o menos completo, que refleja de forma detallada la cosmogonía egipcia del Reino Nuevo y que no volvió a ser representado en etapas posteriores. En el papiro Bremner-Rhind se describe, de forma muy concisa, la Creación por Ra.  El texto de la Vaca del Cielo es de gran importancia porque representa el final de la Creación misma. Mientras en el primero se relata el acto de la Creación inicial, lo que podría denominarse una 'primera Creación', que da lugar a un gobierno conjunto de Ra sobre los hombres y los dioses, en el Mito de la Vaca Celeste se refleja una ruptura en esa unión, surgida por el castigo que Ra ordena infligir a la Humanidad y fundamentalmente por su ascensión al cielo, un cielo no creado hasta ese momento.

Es ahora cuando se produce el acto definitivo de la Creación que establece un primer orden y sobre todo un segundo estado en el que los hombres y los dioses se separan claramente. Hasta esa época la Enéada se encontraba en su primera etapa, anterior a las revueltas (CT VI, 261). El castigo a la Humanidad no es más que la causa de su ascensión y por tanto de la nueva situación y orden que se establece en el Universo. La parte más importante del mito corresponde, sin ninguna duda, a la ascensión al cielo.

Realmente La destrucción de la humanidad es una mala definición del acto emprendido por Ra y de la primera parte del relato. Podría considerarse que la intención del demiurgo es destruir a los hombres que él mismo ha creado y que posteriormente se arrepiente, ante el baño de sangre que lleva a cabo la diosa Sejmet como representante del poder del Ojo de Ra. Pero realmente no es la destrucción lo que persigue el dios, sino el castigo, un acto de dominio sobre los hombres, lo suficientemente fuerte como para poder mantener el control sobre ellos y su Creación, a pesar de la frase 'He deseado matar hasta el último', que aparece al final de la columna 27, y que debe tomarse de forma aislada respecto al resto del relato, pues para el dios es suficiente reducirlos. Es la personificación de su poder, Sejmet, quien pretende acabar con la Humanidad, por su insaciable sed de destrucción.



Imagen 2 El rey, identificado con Shu, soportando el cielo KV17 pared SO (d) Erik Hornung, Der Ägyptische Mythos von der Himmelskuh

A pesar de que en este estado inicial de la Creación, dioses y hombres son gobernados conjuntamente por Ra, existe ya una diferencia entre ambos. Los primeros forman parte del acto mismo de la Creación, son los dioses primigenios, 'compañeros del demiurgo' y fieles a él en todo momento e incluso se les solicita consejo a la hora de actuar contra los hombres, que son los verdaderos artífices de la revuelta.

Lógicamente no se nos escapa la similitud del Diluvio, relatado en los textos bíblicos, con el Mito de la Destrucción de los Hombres. Pero basándonos en los textos, existe una diferencia apreciable. Ra pone freno a la posible sublevación de los hombres. Hasta ese momento el único delito de estos ha sido burlarse de su creador, al que ven anciano y por tanto débil. Ponen en duda su opción de gobierno sobre ellos, mientras que el Diluvio es un castigo provocado por el mal comportamiento humano. Dios castiga a los hombres cuando estos ya han sobrepasado ese estado inicial de poner en duda su gobierno.

Es, por otra parte, la segunda vez que Ra se enfrenta a una sublevación. Poco después de la Creación es objeto de una revuelta, esta vez protagonizada directamente por un conjunto de dioses, no especificados en el relato, aunque se hace referencia a 257 conspiradores y ocho oficiales al mando de todo un ejército. Hay cierta similitud entre ambos relatos que hacen hincapié en la vejez del dios, incapaz de controlar a sus hijos y de combatirlos directamente. En esta primera revuelta es Horus el Anciano el encargado de enfrentarse a los rebeldes. Para este mito, puede verse: Meeks, Dimitri & Farvard-Meeks, Christine, La vida cotidiana de los dioses egipcios p. 42 y ss. y la bibliografía que en ella se cita. Lo que hace a Meeks tratar este texto como un primer combate contra Ra, es de suponer que está basado en que Ra permanece en la tierra tras vencer a sus enemigos, y por tanto la leyenda no se adaptaría a un combate posterior a la destrucción de la humanidad, tras la cual el dios asciende al cielo y deja el gobierno sobre los hombres. Es más lógico pensar que se trata de dos leyendas independientes, relacionadas eso sí, pero sin continuidad. Además este último texto pertenece a la cosmogonía del templo de Kom-Ombo, muy posterior al mito de la vaca celeste.


En el texto existen dos aspectos importantes que es necesario destacar: Shu y la eternidad. En la tumba de Sethy I todas las paredes de la sala (imagen 1) están decoradas con textos del mito, con la representación de la vaca en la pared c, junto con las columnas 51 a 55 referentes a la descripción de la imagen, pero en la pared d, además de las columnas 63 a 92, aparecen dos imágenes. La primera, bajo las columnas 63 a 70, es una imagen del rey identificado plenamente con Shu. Se encuentra dividida en dos viñetas (imagen 2). En la parte superior aparece portando dos cetros sejem y en la inferior hay una doble representación simétrica, en la que sujeta la columna del Cielo con una mano y un anj con la otra. Es Shu quien soporta el Cielo recién creado y el rey, como hijo de Ra e identificado con el dios, ejerce esta misma función. La imagen también aparece en las paredes de la tumba de Ramses II.

En la misma pared SO de la tumba de Sethy I aparecen representados los dos conceptos de eternidad: la eternidad lineal Dt (dyet) y la cíclica nHH (neheh) (imagen 3).

  
Hasta ese momento Ra ha envejecido, pero a partir de su ascensión al cielo resurge cada día en un nuevo nacimiento y su viaje se renueva con cada amanecer, por lo que rejuvenece eternamente. Son los dos conceptos de eternidad presentes en los textos egipcios y claramente diferenciados. Surge la eternidad cíclica frente a la lineal, el nuevo estado lleva a una ruptura en el concepto del tiempo, además de la ya mencionada separación entre hombres y dioses. El creador finaliza su acto y da lugar al primer día de la primera vez (véase F. Herbin, BIFAO 88, 1988, pg. 103). A la izquierda, con representación masculina Neneh y a la derecha, femenina, la personificación de Dyet. Nuevamente ambos soportan el cielo hasta el final de los tiempos, que aparece representado sólo en KV 17, por un conjunto de estrellas en la parte superior de la viñeta. En la otra mano llevan un anj. La representación es una alusión a los dos grandes que aparecen en el verso 309 'Thot la adorará, toda la dignidad del cielo que está en él, mientras Shu extiende sus brazos hacia él. (Recitará): Estoy a salvo de estos grandes y poderosos dioses que se sientan en el lado oriental del cielo, que guardan el Cielo y guardan la Tierra, con secretos duraderos'. La escena aparece en la parte superior de la pared en KV17 y en la inferior en KV7, además de en la capilla de Tutankamón. Para una discusión sobre ambos conceptos véase Ägyptische, Excursus D, pg. 102 y ss.

A pesar de que el texto pertenece a las XVIII, XIX y XX Dinastías su origen es mucho más antiguo, pero no es hasta el Reino Nuevo cuando encontramos una versión grabada completa de la leyenda, con un lenguaje típico de este período. Ya en los Textos de las Pirámides apreciamos rastros del mito:
(388) He inundado la Tierra que sobresalía del lago, he arrancado la planta de papiro, he satisfecho a Las Dos Tierras, he unido Las Dos Tierras, me he reunido con mi madre la Gran Vaca Salvaje.
(389) Oh madre mía, la Vaca Salvaje que está en la Montaña ...
(729) Tu madre es la Gran Vaca Salvaje que vive en Nejeb, de tocado blanco, plumas largas y mamas pendulantes; ella te amamanta y no te destetará.
(1370) Tú eres un hijo de la Gran Vaca Salvaje. Ella te concibe, te da a luz, te pone dentro de su ala (sic). Ella Cruza el lago contigo, atraviesa el canal %iw contigo.
(1566) Es mi madre la gran Vaca Salvaje, de largas plumas, de tocado reluciente, de pechos colgantes, la que me ha elevado al Cielo, no habiéndome dejado en la Tierra, entre los dioses que tienen poder.
 2. Fuentes
'El Libro de la Vaca Divina' o 'Libro de la Vaca Celeste' se encuentra representado en el primer féretro de Tutankamón y en los muros de las tumbas de Sethy I (KV17), Ramses II (KV7), Ramses III (KV11) y Ramses VI (KV9). No todas las versiones se encuentran completas y en el caso de la tumba de Ramses III ha desaparecido, por lo que para completar el mito se han tenido que utilizar diferentes textos. Además de en las tumbas antes mencionadas, en el Museo Calvet de Avignon (inv. A8) existe un fragmento de piedra caliza perteneciente a una tumba de época ramésida que contiene un extracto del Libro. Las versiones grabadas en las tumbas están siempre en una cámara anexa a la sala del sarcófago, excepto en el caso de la tumba de Ramses VI (KV9) en el que los restos aparecen en el tercer corredor.

A continuación se da la localización del relato en cada una de las tumbas que contienen el mito o parte de él. La nomenclatura empleada corresponde a Porter, Bertha and Rosalind L.B. Moss, Topographical bibliography of ancient Egyptian Hieroglyphic, Texts, Reliefs, and Paintings. Tomo I The Theban Necropolis, part II: Royal tombs and Smaller Cementeries. Griffith Institute, Ashmolean Museum, Oxford 1989.

Tutankamón (KV62): Sólo existen fragmentos. El Libro de la Vaca Divina se encuentra en dos de las paredes internas del primer féretro, actualmente en el Museo de El Cairo. Es la versión más antigua y la última parte del texto es la más completa de todas, por lo que se consigue reconstruir el mito casi por completo.

Sethy I (KV17): Junto con la existente en la tumba de Ramses II (KV7), es la versión más larga de todas. Se encuentra representada en los cuatro muros de una pequeña habitación, a la derecha de la sala de columnas, frente a la primera columna derecha (sala M, nº 43) a lo largo de 95 columnas. La copia contiene algunos errores en los jeroglíficos posiblemente debido a que el copista copió erróneamente parte del texto del papiro. En el muro situado frente a la puerta (c) se encuentra la imagen de la Vaca Celeste en la que se aprecian trece estrellas, de las que en el texto se mencionan sólo 9 (verso 170, columna 45). Representan el arco celeste que circunda al demiurgo bajo las que se encuentran las dos barcas de Ra - la barca de la noche (Mesketet) y la del día (Mandyet). Shu, con los brazos extendidos y levantados, soporta el cuerpo de la vaca, mientras los ocho dioses Heh sujetan cada una de sus cuatro patas y junto a ellos se describe en escritura retrógrada los nombres y funciones de cada uno (versos 166 a 201, columnas 44 a 55). En la edición de 'Monuments de l'Egypte et de la Nubie', Jean-François Champollion, Geneva, Edition de Belles-Lettres, 1970-1971, la vaca aparece representada al revés, mirando hacia la derecha.
Representación de la vaca celeste del primer féretro

La Vaca Celestial dorada de Tutankamón Santuario I - Panel trasero interior



Tumba de Sethy I
Dibujo realizado por Robert Hay

Fotografía actual de la pared
Dibujo publicado en Monuments de l'Egypte et de la Nubie,
Jean-François Champollion. Geneva: Edition de Belles-Lettres, 1970-1971

La parte principal del relato se encuentra en el mayor relieve, frente a la entrada, y aparece entre los versos 166 a 201 (columnas 44 a 55). En ella se describe por qué la vaca se pintó de amarillo (verso 173).
En la pared izquierda (d) hay dos figuras: una representación del rey con el sejem bajo la que aparece nuevamente el rey sujetando un pilar y otra segunda que representa las dos eternidades Dyet (infinito) y Neneh (eternidad cíclica, el tiempo bajo el aspecto de discontinuidad).
 
El rey con el sejem
y doble figura del rey sujetando un pilar

Las dos eternidades









 

La distribución del texto es (sala M, número 43 del plano).


a) columnas 1-21 b) columnas 22-50 c) columnas 51-55, escena central, columnas 56-62 d) columnas 63-92, el faraón sujetando el pilar, representación de los conceptos de eternidad
e) columnas 93-95

Ramses II (KV7): El texto (102 columnas) se encuentra situado en la primera sala de la derecha de la cámara del sarcófago. La Vaca aparece representada en el muro trasero (sala L, nº 27).

Ramses III (KV11): En la segunda sala de la derecha de la cámara del sarcófago, conocida como 'Sala de la Vaca'. Se encuentra representada en el muro trasero. El texto (76 columnas) está prácticamente borrado. (sala X, nº 58).

Ramses VI (KV9): En el cuarto corredor, justo antes de la entrada al pozo, en el muro izquierdo junto al Libro de las Puertas (6ª y 7ª divisiones), en el tercer nicho. Se encuentra en muy mal estado de conservación (corredor C, nº 10).

Museo Calvet de Avignon. Es un bello fragmento de piedra caliza de 55x40.5 cm, catalogado como A8. En él se relata la última parte de la leyenda, que se encuentra representada también en el primer féretro de Tutankamón. Incluye una columna adicional que desgraciadamente es difícil de interpretar por la gran cantidad de lagunas que contiene. El lenguaje empleado es muy similar al que aparece en el texto representado en la tumba de Sethy I.
Fue estudiado por el propio museo y apareció en su catálogo como una introducción a la escritura egipcia y una descripción de cada uno de los signos del fragmento. En general presenta ciertas rarezas en cuanto a la grafía de algunos signos y palabras como hAmw (col 4 = Wb II, 481,4) y la grafía de kf (col 3 = Wb V, 119,11). La traducción al francés de este fragmento fue realizada por Nadine Guilhou y publicada en el Bulletin de l'Institut Français d'Archéologie Orientale (BIFAO) 98. Además Guilhou, en la misma publicación, trata de establecer el origen del fragmento. Tiene cierta similitud con la parte final del mito, representada en la primera capilla de Tutankamón, y demuestra que el relato contenía algunas columnas suplementarias, si bien debido a la gran cantidad de lagunas, sólo puede interpretarse correctamente la parte paralela a la de Tutankamón, la traducción e interpretación del resto, de la parte nueva, es totalmente imposible. Queremos agradecer a Victoire Autajon del servicio de documentación del Museo toda la información e imágenes que nos ha proporcionado y que nos permitirá, en breve, publicar la traducción y estudio de este fragmento realizados por Nadine Guilhou.
 
3. Traducción
La traducción está basada en el texto de la tumba de Sethy I, la versión más completa y en mejor estado de conservación, aunque se han consultado las otras fuentes, y se ha incluido el añadido existente en el primer féretro de Tutankamón y el fragmento de caliza del Museo Calvet. Queremos agradecer a Victoire Autajon del servicio de documentación del Museo toda la información e imágenes proporcionadas para desarrollar este trabajo. En breve publicaremos además la traducción del estudio de este fragmento por Nadine Guilhou y publicada en el Bulletin de l'Institut Français d'Archéologie Orientale (BIFAO) 98.

Creo importante destacar que existen diferencias de traducción e interpretación, en algunos casos importantes, entre los tres trabajos completos consultados, correspondientes a los estudios publicados por Alexandre Piankoff (The Shrines of Tut-ankh-Amon), Claire Lalouette (Textes sacrés et textes profanes de l'Egypte Ancienne, Tome 2) y Erik Hornung (Der Ägyptische Mythos von der Himmelskuh).
Leyenda:
/... / Número de columna aproximado, según la versión de la tumba de Sethy I.
(nnn) Número de verso aproximado según la publicación de Erik Hornung, Der Ägyptische Mythos von der
Himmelskuh.
(...) Notas aclaratorias dentro del texto.
(1,1) Notas a pie de texto referidas al número de columna.
Dioses que aparecen en el relato: Ra, Shu, Tefnut, Geb, Nut, Nun, Hathor, Thot y Sejmet
3.1- La Destrucción de la Humanidad (Columnas 1 a 25)
/1/ Sucedió en los tiempos en los que la Majestad de Ra, quien vino a la existencia por sí mismo, había ya establecido su poder tanto sobre los hombres como los dioses. En aquel entonces la Humanidad comenzó
/2/ a conspirar contra él. Su Majestad, había alcanzado la vejez y sus huesos eran de plata, su carne de oro y su cabello de verdadero lapislázuli.[1]
Ahora estaba Su Majestad percibiendo
/3/ los planes que la Humanidad gestaba contra él. Entonces Su Majestad se dirigió a la comitiva que le acompañaba diciéndoles:
- Llamad por mí a mi Ojo,[2] convocad también a los dioses Shu y
/4/ Tefnut, Geb y Nut, y a los dioses y diosas[3] que estaban conmigo cuando aún me encontraba en el Nun.[4] Llamad también al dios del Abismo Primigenio,[5] y que traiga su séquito
/5/ con él. Hacedlo secretamente, para que los hombres no lo vean, ni sus corazones puedan escapar.[6] Venid con ellos (los dioses) al Palacio,
/6/ de modo que puedan darme su consejo y yo me vaya al Nun, al lugar en el que vine a la existencia.[7]
Estos dioses fueron traídos y se situaron a ambos lados, inclinando la cabeza /
7/ ante su Majestad, de manera que pudo hablar ante el Padre de los (dioses) más ancianos,[8] el creador de los hombres y rey del pueblo (rxyt). Entonces ellos dijeron a Su Majestad: - ¡Háblanos
/8/ para que podamos oírlo! [9]
Entonces Ra habló a Nun:
- ¡Oh tú, el más anciano de los dioses! ¡En quien yo vine a la existencia, y también vosotros, Dioses Primigenios! Observad la Humanidad, a quien he dado la existencia /9/ a partir de mi Ojo,[10] mirad, está conspirando contra mí. Decidme qué haríais al respecto en mi lugar contra ellos, porque no infligiré castigo alguno mientras no haya oído
/10/ vuestras palabras.
Entonces la Majestad de Nun contestó:
- ¡Oh, Ra, hijo mío, tú, que eres más grande que aquel que te moldeó y más anciano que su propio creador,[11] mantente en tu trono!
/11/ Grande es el temor a ti cuando tu Ojo se pone en contra de aquellos que conspiran contra ti.
Dijo, entonces, la Majestad de Ra:
- Observadlos, huyen a las montañas, porque sus corazones están temerosos de lo que
/12/ yo pudiera decirles.
Y los dioses hablaron ante Su Majestad:
- Dejad que vuestro Ojo vaya y castigue en tu nombre a aquellos que conspiran con el mal. Ningún otro Ojo es capaz de superar en poder a aquel que los castiga por ti. /13/ ¡Que descienda como Hathor! [12]
Regresó, entonces, esta diosa después de matar a la Humanidad en las montañas (xAst), y la Majestad de este dios dijo:
- ¡Bienvenida en paz, oh Hathor, Ojo que ha ejecutado todo aquello para lo que vine! [13]
/14/ Dijo entonces esta diosa:
- Tu vida es mía, me he impuesto sobre la Humanidad y ha habido deleite en mi corazón.[14]
La Majestad de Ra contestó:
- Prevaleceré sobre ellos como rey
/15/ reduciéndolos (en número).
Entonces vino a la existencia 'La Poderosa',[15] la que elabora la cerveza de la noche,[16] para vadear[17] sobre su sangre,[18] comenzando en Nen-Nesu (Heracleópolis).[19]
Entonces Ra habló de nuevo:
/16/ - Llamad a (mis) mensajeros. Que, rápidos y ligeros, corran como la sombra de un cuerpo.
Estos mensajeros fueron traídos
/17/ inmediatamente y la Majestad de este dios les dijo:
- Marchad a Yebu (Elefantina) y traedme grandes cantidades de hematites (?)[20]
Se le trajo el mineral, y la Majestad de este dios ordenó a
/18/ "El de la trenza que está en On"[21] que moliera este mineral, mientras las sirvientas amasaban cebada para hacer cerveza. Después se puso el mineral en las jarras de cerveza de modo que la mezcla era como
/19/ la sangre de los hombres. Habiendo elaborado siete mil jarras de esta cerveza, la Majestad del Rey del Alto y Bajo Egipto, Ra, acudió con los dioses para examinar el compuesto.
Y cuando la Tierra brilló al alba
/20/ y llegó el momento en el que la diosa iba a asesinar a la Humanidad, durante su jornada de viaje hacia el sur, (?)[22] la Majestad de Ra dijo:
- Es verdaderamente buena.[23] Protegeré a
/21/ la Humanidad de ella (de Sejmet). Llevadla y colocadla allí donde ella tiene intención de acabar con los hombres.
La Majestad del Rey del Alto y Bajo Egipto, Ra, se levantó muy temprano,
/22/ al final de la noche, para que fuera vertido este compuesto somnoliento y los campos fueron cubiertos por tres palmos del líquido, según el deseo de la Majestad de este dios.
/23/ Acudió entonces esta diosa, por la mañana, y encontró esta (tierra) inundada y su cara se tornó jubilosa (nfr) a causa de ello.[24] (Creyendo que era sangre) bebió y su corazón se encontraba gozoso (nfr). Se embriagó, de modo que no
/24/ reconocía a la Humanidad. Entonces la Majestad de Ra habló a esta diosa:
- Se bienvenida en paz, ¡Oh Encantadora! (IAmyt) y así es como vino a la existencia "La Bondadosa de Iamu"[25]
Y la Majestad de Ra dijo a
/25/ esta diosa:
- Que sean hechas en su honor bebidas embriagadoras en los festivales del Año y confiadlo al cuidado de mis sirvientas.
Y así surgió la costumbre, desde este primer día, de confiar todas las personas a las sirvientas la preparación de bebidas embriagadoras en el Festival de Hathor,[26] por todos los hombres desde el primer día.[27]
3.2- La Ascensión de Ra a los Cielos
/26/ Entonces la Majestad de Ra dijo a esta diosa:
- ¿Hay una aflicción a causa de la dolorosa brasa de fuego?[28]
/27/ Y tras esto surgió el período de fatiga.
- Entonces la Majestad de Ra dijo:
- Tan cierto como que vivo[29], mi corazón se encuentra demasiado cansado para permanecer con ellos.[30] He querido matar hasta el último y el
/28/ alcance de mi mano (poder) no ha sido escaso.[31]
Los dioses que se encontraban en su séquito respondieron:
- No estés decepcionado, no te sientas cansado. Tú tienes poder sobre todo lo que deseas.
Entonces la Majestad de
/29/ este dios dijo a la Majestad de Nun:
- Mis miembros se encuentran débiles como en los primeros tiempos y no deseo regresar para que otro me alcance.[32]
Entonces la Majestad de Nun dijo:
- ¡Oh Shu, hijo mío! ¡Que tu ojo esté
30/ Sobre tu padre y lo proteja! ¡Que mi hija Nut lo ponga (en su espalda)!
Entonces Nut dijo:
- ¿Cómo puede ser esto, padre mío Nun? [33]
El texto que sigue a continuación se encuentra en muy malas condiciones
Entonces dijo Nut
/31/ en ....... el Nun. Nut se transformó (en una vaca), y la Majestad de Ra se situó sobre su lomo. Estos hombres
/32/ [volvieron del lugar al que se habían retirado][34] y le vieron sobre el lomo de la vaca. Entonces estos hombres le hablaron:
/33/ - ... permanece con nosotros....derrocaremos a tus enemigos, los que han ideado complots contra el que los creó (?) [35]
(Sin embargo) su Majestad continuó
/34/ hacia su palacio (sobre el lomo) de esta vaca [y no (?)] vino con ellos[36]
La Tierra se encontraba en tinieblas y cuando la claridad volvió, al alba, estos hombres
/35/ vinieron con sus arcos.... y dispararon (flechas) contra los enemigos (de Ra).[37]
La Majestad de este dios dijo:
/36/ - ¡Cuidado, tened cuidado de la matanza, que la masacre esté lejos .... [de vosotros (?)]!
Entonces la matanza surgió entre los hombres, y este dios dijo a Nut:
- Yo me he colocado sobre tu lomo para ser ascendido.
/37/ ¿Qué significa esto? Así habló y ella se transformó en el Cielo.[38]
Y la Majestad de este dios ordenó:
- Aléjate de ellos, elévame y
/38/ obsérvame - y el Cielo vino a la existencia.
Entonces la Majestad de este dios miró dentro de ella (del Cielo) y ella dijo:
- ¡Provéeme con
/39/ Una multitud de seres! - y así..... vinieron a la existencia [39]
La Majestad de este rey, habló de nuevo:
- El campo es aquí tranquilo (Htp) - y el Campo de Paz (Htp) vino a la existencia [40]
- Yo siembro verdes hierbas
/40/ en él - y este Campo de Juncos vino a la existencia.[41]
- Yo lo dotaré (el Cielo) de todo, y de las estrellas ixixw.[42]
En ese momento Nut
/41/ comenzó a temblar a causa de la altura y la Majestad de Ra dijo:
- Que pueda yo tener a los dioses Heh (HH) para sujetarla[43] - y así se hizo que los dioses Heh vinieran a la existencia
Y la Majestad de Ra dijo:
/42/ - Que mi hijo Shu sea situado bajo mi hija Nut y que los dioses Heh protejan por mí a los millones (para que) vivan (de nuevo) en el crepúsculo.[44] Sitúala
/43/ (a Nut) sobre tu cabeza y cuídala.
Y de ahí surgió (la costumbre) que una nodriza se le da a un hijo o una hija y (también la costumbre) que un padre pone a su hijo sobre su
/44/ cabeza.[45]

3.3 Descripción de la imagen de la Vaca
Este hechizo debe recitarse sobre una (imagen de una) vaca[46] con los dioses Heh (representados) delante de ella y con los dioses Heh (representados) detrás de ella.
/45/ Sus cuatro patas deben estar pintadas junto con nueve estrellas en su vientre y con la cola en la parte trasera colgando sobre sus patas posteriores[47]
/46/ Shu bajo su vientre, pintado de amarillo, con sus brazos sujetando estas estrellas y su nombre, que es 'Shu es él mismo', situado entre ellas.
/47/ La barca (sagrada) con el timón y la cabina que aparece con el disco solar y Ra en él, están delante de Shu, al lado de su mano.
/48/ E igualmente detrás de él, junto a su mano. Sus ubres están en medio de su patas izquierda. (Sólo) la mitad de ellas está pintada en el centro de la pata.
/49/ Palabras escritas en su parte exterior:
- Yo estoy en mí, y no permitiré que ellos hagan... - (esto) escrito al revés.
Lo que está (escrito) bajo la barca, delante:
- No te fatigues hijo mío - (esto) escrito al revés. Esto se dice:
- Tu estado es como la vida eterna - Esto se dice:
- Tu hijo está en mí, que le sea dada
/51/ vida, prosperidad y salud a su nariz[48]
Lo que está (escrito) detrás de Shu, cerca de su brazo:
- Protégelos
/52/ Lo que está (escrito) detrás de él, detrás de su espalda - en escritura inversa:
- Maat. Ellas entran mientras yo..... cada día.[49]
Lo que está (escrito) bajo el brazo de
/53/ la figura que se encuentra bajo su pata izquierda tras ella:
-Todo está sellado
Lo que está (escrito) sobre su cabeza, por debajo de la parte posterior de la vaca, /54/ entre sus patas, con palabras:
- Que pueda salir.
Lo que está (escrito) detrás de las dos figuras (los Heh de la izquierda), entre sus muslos, sobre sus cabezas:
- El Anciano...
/55/ le sean dadas alabanzas cuando entre....
Lo que está (escrito) sobre la cabeza, sobre las dos figuras (los Heh de la derecha) que están entre sus patas (anteriores):
- ..., el que escucha, cetro (soporte) del Cielo....
3.4 Establecimiento del orden en la Tierra y el Más Allá
/56/ Entonces la Majestad de este dios dijo a Thot:[50]
- Llama por mí a la Majestad de Geb- diciendo:
- Ve, deprisa.
Entonces acudió la Majestad de Geb y la Majestad de este dios dijo:
- Ten cuidado
/57/ con las serpientes, las que se encuentran en ti[51]. Ellas me temen desde que existo, pero tú conoces su poder mágico. Apresúrate hacia el lugar en el que se encuentra mi padre Nun y dile: Cuídate
/58/ de aquellas (las serpientes) que están en la tierra y en el agua y al mismo tiempo haz un escrito (una fórmula mágica) y dirígelo a cada lugar en el que se encuentren tus serpientes y di: Protegeos de tocar alguna cosa.
/59/ Saben que estoy aquí y también (que) me elevo por ellas. Mira, sus posesiones (Hrt) permanecerán en esta tierra para siempre. Ten cuidado también de esos hechizos mágicos,
/60/ que conocen sus bocas, porque el dios - Heka - se encuentra en sí mismo allí, pero realmente es en ti donde está el conocimiento del dios.
/61/ No necesito protegerme ante ese tamaño suyo[52] que apareció ante mí (porque) las asigno (¿las serpientes?) a tu hijo Osiris, para que proteja a sus hijos y para que los corazones de sus mayores se hagan olvidadizos.[53]
/62/ y será útil lo que hagan de sus deseos para la Tierra entera, con su magia, que está en sus cuerpos. Luego la Majestad de este dios dijo:
- Que sea llamado Thot ante mi - y fue traído inmediatamente,
/63/ y la Majestad de este dios habló a Thot:
- Mira, estoy aquí,
/64/ en el Cielo, en mi lugar
/65/ y voy a dar luz y brillo
/66/ en la Duat así como en la isla del doble Ba.[54]
/67-68/ Escribirás allí, que tengas poder sobre aquellos que están allí,
/69/ aquellos a quienes hemos creado y que se han rebelado.
/70/ Eres tú quien rechazará a los seguidores de ese que tiene el corazón insatisfecho.
/71/ Tú estarás en mi lugar, mi sustituto (como representante) de modo que se dirá de ti: Thot, el sustituto de Ra y yo haré que te sean mandados los [emisarios] que son más grandes que tú. Y así el ibis de Thot vino a la existencia.[55]
/72/ Haré que tu brazo se extienda en presencia de los dioses primigenios, aquellos que son más grandes que tú, y mis palabras serán buenas si tu acción lo es. Y así vino a la existencia el pájaro ibis de Thot.[56]
- /73/ Además haré que envuelvas los dos cielos con tu belleza y tu resplandor - y entonces vino a la existencia esta luna de Thot.[57]
- Y haré que puedas recorrer el Haunebu y
/74/ entonces vino a la existencia ese babuino de Thot[58] y llegó a ser visir. Tú serás mi representante y cuando las gentes te vean, sus caras se abrirán por ti (verán en la oscuridad) y loarán al dios por ti.

3.5 Alabanzas a Ra, fórmulas mágicas y teología de los bas
Si un hombre pronuncia este hechizo sobre sí mismo,
/75/ debe ser untado con aceite y ungüento y el incensario con incienso en sus manos, con
/76/ natrón en la parte trasera de sus orejas y bolas de natrón en su boca,
/77/ vestido con dos nuevos ropajes, habiéndose lavado con agua de la inundación
/78/ y calzado con sandalias blancas y la figura de Maat pintada en su lengua con colores de pintura blanca.
/79/ Si es el deseo de Thot leer esto por Ra entonces debería purificarse con una purificación de nueve días
/80/ y los siervos (del dios) y los hombres deberían también hacer lo mismo.
/81/ Quien recite este hechizo tomará las imágenes mencionadas en este libro y pasará su vida en el centro de.....
/82/ sus ojos le pertenecerán, sus miembros, y sus pasos no serán malos, de modo que la gente dirá de él:
/83/ Es como Ra el día de su nacimiento, no son escasos sus bienes y no maldice la sala de audiencias (arryt).[59]
/84/ Este es un remedio verdadero, probado un millón de veces. El Nun fue abrazado por el más anciano de los dioses (i.e. Ra) y habló a los dioses que surgieron del Cielo occidental (con él):
- /85/ [60]Alabanza al más anciano de los dioses (i.e. Nun), a través de quien yo vine a la existencia. Soy quien creó el Cielo, quien estableció la Tierra, permitiendo a los bas de los dioses residir en ella. Permaneceré con ellos durante toda la eternidad (nHH), que los años han creado y la Magia es mi ba y es más vieja que él (¿que la eternidad?).
/86/ El Ba de la eternidad es la lluvia.[61]
El ba de la oscuridad es la noche.
El ba de Nun es Ra (var. 'el agua').
El ba de Osiris es el carnero de Mendes.[62]
Los bas de Sobek son los cocodrilos.
/87/ Los Bas de cada dios y de cada diosa están en las serpientes, el ba de Apep está en la montaña oriental, el ba de Ra está sobre toda la Tierra (var. está en la Magia).
Alguien que pronuncie (este texto) debería tener protección mágica, (diciendo:)
/88/ Yo soy esa magia pura que está en el cuerpo y en la boca de Ra, ¡oh dios que estás lejos de mí!, soy Ra el Luminoso. Tú dirás entonces, cuando aparezcas por la noche y la oscuridad esté sobre ti: Eres vencido, tú, enemigo de Ra.
/89/ Yo soy su ba (i.e. de Ra), la Magia (Heka). ¡Oh señor de la eternidad (nHH) que creaste la eternidad (Dt), que disminuiste los años de los dioses[63] en quien Ra ha descendido! Señor de su dios, soberano que creó a su propio creador, bien amado del padre de los dioses.
/90/ La magia (Heka), su cabeza que es purificada debería hacer una figura femenina, que mire hacia su lado sur. Representará en ella una diosa y en su centro una serpiente erecta sobre su cola, con sus manos puestas sobre su cuerpo y su cola en la Tierra.
/91/ Thot la adorará, toda la dignidad del Cielo que está en él, mientras Shu extiende sus brazos hacia él. (Recitará): Estoy a salvo de estos grandes y poderosos dioses que se sientan en el lado oriental del Cielo
 /92/ que guardan el Cielo y guardan la Tierra, con secretos duraderos. Entonces ellos dirán: Grande es quien surge para ver el Nun, palabras para ser dichas por un sacerdote el día 1 y 15 del mes y cada día
/93/ de la misma forma, de acuerdo con esta regla primigenia. Quien recite este hechizo vivirá en la Necrópolis y el temor a él será mayor que el que es ante los que habitan la Tierra. Si ellos pronuncian estos sus nombres 'Eternidad y Perpetuidad' entonces ellos dirán: Dios,
/94/ entonces dirán: Él nos ha alcanzado aquí, en este camino, yo conozco el nombre de este dios, el que está en el lago, soy aquel a quien un amuleto le es colocado al atardecer.
/95/ Yo soy Ra en medio de la Enéada y sus seguidores (?) son magos. Avanzo, estando completo y pertenezco a la llama que es esta alma de fuego.
Aquí acaba el texto de Sethy.
No habrá adversarios entre los hombres, entre los dioses, entre los espíritus, entre los difuntos en ninguna cosa, en toda esta Tierra.
Las columnas 29 y 30 de Tutankamón corresponden a la última parte visible del texto de Sethy I (95), la 31 corresponde al principio de la parte perdida y representa el complemento del mito (columnas 31 a 39). Las notas se han numerado aquí como t1, t2,...
Texto de Tutankamón
Palabras dichas por estos dioses que están vivos. Que los dioses conozcan, los que ocultan sus caras con sus manos, que deberán permitir que atraviese el camino para que pueda llegar a ser esa llama que está en el Cielo. Si un experto escriba conoce estas divinas palabras y sus hechizos surgirán y bajará del interior del Cielo. Los del Oeste no podrán retenerle por carencia (?) de agua para su boca. Su cabeza no será tomada como un pastel[64]. No inclinará sus brazos ante el Tribunal,[65] entrará a la cabeza de los espíritus junto con aquéllos que conocen los hechizos. No serán considerados sus malos actos, que haya podido cometer sobre la Tierra. No estará escaso de donativos. La red no será preparada para él. Si das el hechizo a cualquier príncipe o a cualquier espíritu, entonces cuidará del que no tiene sus panes.[66] No despojará de su tocado a [un anciano],[67] ... ellos le verán entre las ramas y como ...[68]
Aquí finaliza el texto de Tutankamón. La siguiente frase, imposible de traducir con una mínima certeza, pertenece al fragmento A8 de Avignon.
[...] No se hará nada que se oponga a él, ni ralentizar (?)...
























[1]   xsbD mAat. 'Verdadero lapislázuli', producto muy caro que era importado y diferente del 'falso lapislázuli o lapislázuli hecho' que fabricaban los egipcios como imitación
[2]   El Ojo de Ra, entendido como una entidad independiente, representa el poder destructor del dios, la llama o el fuego. En el texto debe entenderse como la capacidad de acción de Ra, como se verá más abajo
[3]   Lit. 'Los Padres y Madres'
[4]   Las aguas primordiales, El Abismo
[5]   Al propio Nun como entidad divina.
[6]   i.e. para que no huyan
[7]   Esta frase, que aparentemente no encaja en el contexto, puede entenderse más adelante. Ra es consciente ya de que su estancia en la Tierra ha llegado a su fin.
[8]   Es decir Nun. A pesar de que Nun aparece como padre de Ra es inferior a él
[9]   El sentido podría ser: 'háblanos hasta que lo hayamos escuchado o comprendido.
[10]   Un juego de palabras, muy común, entre rmT (Humanidad) y rmyt (lágrima) en alusión a la idea de la Creación a partir de las lágrimas de Ra.
[11]   Clagget añade la siguiente nota referida a los dioses primigenios: 'La Creación de Ra aparece confusa en este pasaje ya que la primera referencia es, aparentemente, a su Creación por Nun, seguida únicamente por una alusión a 'aquellos que le crearon'. Podría, quizá, reflejar la doctrina de la Ogdóada, que, como hemos visto, presenta las características negativas del Abismo como cuatro pares de divinidades'. Véase AES I p 538, n. 7. Realmente no acabo de ver claro el porqué de las suposiciones de Clagett. Es Nun el que se dirige a Ra, y él mismo como entidad divina, al que se refiere en la frase como Creador. En ninguna parte del texto se aprecia referencia directa a los dioses de la Ogdóada
[12]   O bien el Ojo en sí no es lo bastante poderoso y por eso debe descender como Hathor.
[13]   El Ojo aquí nuevamente representa la acción del dios. La frase es: 'Quien ha hecho la acción por mí'
[14]   http://www.egiptologia.org/mitologia/leyendas/vaca_celeste/imagenes/columna14.gif(Dd.i in nTr tn anx.k n.i) Esta es una frase de la que encontramos diferentes versiones. Literalmente la traducción sería: '(Así) como tú vives por mi'. En cualquier caso se trata de una fórmula de juramento y en algunas traducciones aparece como 'Te juro que ....', 'Tan cierto como que tú vives por mí'. Véase Viajes p. 56, n. 79
[15]   Se trata de la diosa leona Sejmet. En la frase hay un juego de palabras entre 'poder' (sejem) y el nombre de la diosa (Sejmet). La traducción 'vino a la existencia' supone que la diosa aparece por primera vez en ese momento. No está claro si la frase representa o no el 'nacimiento' de Sejmet o por el contrario ya existía y aparece en ese momento
[16]   Un nuevo juego de palabras, esta vez entre Sbbt, 'la que elabora cerveza' y 'la Confusa' en relación con la situación de confusión que vive la diosa tras beber la cerveza, en los siguientes párrafos
[17]   http://www.egiptologia.org/mitologia/leyendas/vaca_celeste/jeros/rht.gif- rht - o chapotear. Para el término rht como chapotear véase Diccionario, 266
[18]   La sangre de ellos, de los hombres
[19]   En el texto que sigue, Ra pretende acabar con la matanza, considerando que al reducirlos ya es suficiente como para poder volver a gobernarlos, pero sólo puede acabar con la masacre utilizando la habilidad contra Sejmet. El párrafo tal y como está escrito no es demasiado claro en este sentido
[20]   http://www.egiptologia.org/mitologia/leyendas/vaca_celeste/jeros/ddit.gif. Traducción dudosa. Debe tratarse de algún tipo de mineral rojo que existía en Elefantina. En el resto del texto se ha empleado el término genérico 'mineral.
[21]   Uno de los títulos del Alto Sacerdote de Ra en Heliópolis.
[22]   Traducción dudosa. El viaje se refiere a los hombres, no a la travesía de la diosa.
[23]   Referido a la mezcla de cerveza. Véase Ägyptische n. 55.
[24]    Ante la vista de la supuesta sangre.
[25] Ra llama a Hathor 'Encantadora' (IAmyt) y uno de los epítetos de Hathor es 'Señora de Iamu'. 'Las bondadosas de Iamu' era posiblemente un epíteto de las sacerdotisas de la diosa. Hay un juego de palabras entre ambos términos.
[26]   De aquí Hathor estaba vinculada con los festivales y tuvo una vinculación claramente lúdica, lo que llevó a los griegos a asociarla con Afrodita
[27]   hrw tp una variante de sp tp 'primera vez', i.e. desde el mismo instante de la Creación.
[28]   En referencia al poder ígneo del Ureo
[29]   Véase nota 14,1. Ahora anx.k n.i
[30]   Ra está cansado de los hombres y se propone renunciar a su gobierno sobre ellos.
[31]   Traducción basada en el texto de Erik Hornung. Piankoff y Lalouette le dan un sentido diferente a la segunda oración: 'y el pequeño resto no me interesa,' refiriéndose a los que han quedado tras la matanza. Esta es la frase a la que hacíamos referencia en la introducción y que puede dar a entender que la intención de Ra es destruir su propia Creación. Véase Shrines p. 29 y Textes p. 49
[32]   La frase podría referirse a que Ra no desea que los hombres, que él mismo ha creado, se vuelvan a sublevar por segunda vez. Otras traducciones:
Piankoff: 'No regresaré hasta que otro me sobrepase' referido quizás a un nuevo ciclo. Shrines p. 29
Lalouette: 'Ya no ando a grandes pasos cuando otro (intenta) alcanzarme'. Textes p. 49.
Hornung: 'No deseo volver para que otro me ataque' Ägyptische p. 41

[33]   o '¿Qué quieres decir, padre mío Nun? El texto se refiere a lo que se describe más adelante, Ra, a las espaldas de Nut, como la Vaca Divina, asciende a los cielos
[34]   Para la restauración de la laguna véase Ägyptische nn. 82-85
[35]   Traducción dudosa. Piankoff tiene 'para hacer eso'. Shrines p. 29
[36]   Traducción dudosa. Quizás Ra se encuentra con los dioses al ascender al Cielo, uniéndose entonces a ellos. El contexto no permite sacar conclusiones claras. Piankoff tiene: 'y él se encontró con ellos (¿los dioses?)', Shrines p. 29, Lalouette no lo traduce y Hornung pone: 'y [no] volvió con ellos', Ägyptische p. 41. referido a los hombres
[37]   Parece sucederse ahora una batalla entre los partidarios y los enemigos de Ra. Quizás es aquí donde se refleja el surgimiento de las guerras entre los hombres, pero el pasaje es demasiado oscuro para intentar concluir algo.
[38]   No es ahora cuando Nut se convierte en el Cielo, sino inmediatamente después, cuando Ra ordena que se aleje de ellos y se eleve. Aquí hay un simple juego de palabras que hace que el contexto sea confuso.
[39]   Las estrellas o posiblemente algún epíteto de Nut. Las estrellas son creadas más adelante en el texto por lo que parece más razonable que se trate de algún epíteto de Nut. Para ambas interpretaciones véase Ägyptische n. 102
[40]   El Campo de las Ofrendas. Hay un juego de palabras entre 'tranquilo, pacífico' y el Campo de las Ofrendas. Ahora se desarrollan una serie de juegos de palabras en relación con las cosas que son creadas en ese instante
[41]   Un juego de palabras entre el principio de la frase y el término iAru (juncos). Véase Ägyptische n. 105 y Shrines p. 30 y n. 83
[42]   http://www.egiptologia.org/mitologia/leyendas/vaca_celeste/jeros/154.gifNormalmente escrito como estrellas AxAxw, son las estrellas siempre brillantes, ya referidas en Pyr. Hay un juego de palabras entre im xt y ixixw en la frase im xt nbt ixixw - 'todo y las estrellas AxAxw.' El signo de la estrella aparece repetido detrás de pw, quizá por métrica (?).Véase Ägyptische n. 106
[43]   Los dioses Heh que aparecen en la representación de la tumba de Sethy I, del capítulo 2 de este artículo, sujetando las piernas de la Vaca
[44]   Un juego de palabras entre los dioses Heh y el término millones, que se escriben con el mismo jeroglífico. Aquí millones se refiere a los dioses y difuntos que habitan el Cielo.
[45]   Para una explicación de esta costumbre véase Ägyptische n. 112
[46]   A continuación se hace una descripción detallada de la imagen de la Vaca Celeste. El Cielo, representado por el vientre de la vaca, alberga las estrellas recién creadas y es soportado por Shu, acompañado de los nuevos dioses Heh. La barca solar aparece a ambos lados del vientre como representación de los viajes diurno y nocturno.
[47]   Piankoff traduce aquí: 'Seth situado en la parte trasera delante de sus patas posteriores' y en una nota aclara que la representación tanto de la capilla de Tutankamón como de la tumba de Sethy no está de acuerdo a esta descripción, porque no aparece Seth. Sinceramente no entiendo muy bien dónde Piankoff vio a Seth en el texto, salvo en una posible confusión con cola. Véase también Ägyptische n. 116
[48]   El texto que acompaña a las representaciones de los dioses se encuentra en muy mal estado y resulta difícil la traducción
[49]   La frase podría referirse a las estrellas, que entran en el cuerpo de Nut cuando Ra sale cada día. Véase Ägyptische n. 128 y Astronomical pl. 49 y 51, también presente en el Papiro Carlsberg I.
[50]   Thot ahora desempeña las funciones de escriba/secretario de Ra
[51]   Es decir en la Tierra. Las órdenes de Ra ahora forman parte de su abandono del gobierno de la Tierra.
[52]   Referido a Heka, CT III, 261
[53]  i e. se olviden sus deseos
[54]   A pesar de que Ra se encuentra en el Cielo, dará luz a las regiones de la Duat y a la isla del doble Ba. Para Hornung podría tratarse de la isla del dios Baba. Véase Ägyptische n. 155, pero puede también identificarse con el doble Ba fusión de Osiris y Ra, representado muy claramente en la tumba de Nefertari
[55]   Hay un juego de palabras entre mandar hAb e ibis hby.
[56]   Un nuevo juego de palabras, véase Ägyptische, n. 164
[57]   Juego de palabras entre iah (luna) y inH (encerrar), véase Ägyptische, n. 166
[58]   Un nuevo juego de palabras, véase Ägyptische, n. 168
[59]   Para el sentido de arryt como Sala de Audiencias o véase Diccionario, p. 124
[60]   Se inicia ahora lo que podría denominarse teología de los bas, en la que por medio de juegos de palabras se enumeran los atributos más importantes del dios a través de sus bas. Para los diferentes juegos de palabras empleados véase Ägyptische, n. 191 a 196
[61]   Para la traducción 'lluvia', escrito de forma irregular, véase Ägyptische, n. 191
[62]   En referencia a la unión de los bas de Ra y Osiris
[63]   Lit. 'consumieran'. El sentido es 'que transcurrieran los años de los dioses'
[64]   n referencia a no perder la cabeza
[65]   En señal de sumisión. Por el fragmento de Avignon vemos que no se trata de la Asamblea de dioses, sino de hombres, claramente expresado con el uso del determinativohttp://www.egiptologia.org/mitologia/leyendas/vaca_celeste/jeros/hum.gif. Para el doble juicio, terrenal y celeste véase P. Barguet, Livre des Morts, Paris, LAPO, 1967, pg. 100-101 y CT I, 176 d-g =Sp 40
[66]   La versión de A8 debía ser diferente ya que queda el determinativo de enemigo, haciendo alusión a algo malo. Es muy posible que existiese otra versión del texto diferente a 'el que no tiene pan'
[67]   Siguiendo la traducción de Nadine Guilhou para la versión de Tutankamón, que además añade 'en favor de los Grandes' y da la siguiente explicación: 'En A8 'y no puede ser despojado de sus ropajes'. Parece que aquí el hecho de conservar el tocado de los trajes sería un privilegio, mientras que en otras partes se desea todo lo contrario (véase Vieillesse, n. 235, p. 51 en referencia al Libro de la Noche y al capítulo 145 del Libro de los Muertos). Para el significado del tocado afn.t llevado por el dios solar y los muertos en el Mas Allá véanse las referencias dadas por D. Meeks en Dieu masqué, dieu sans tête, Archéo-Nil, mai 1991, p 5-15, n. 43
[68]   La traducción no es en absoluto segura y es imposible precisar más debido a las lagunas


[1]   xprw. El término Jeperu, 'formas', 'manifestaciones' en este caso hace referencia a las creaciones de Ra más que a las propias formas del dios. Véase JEA 23 pg. 181
[2]   A lo largo del monólogo hay un constante juego de palabras con la raíz Jeper
[3]   Ts. Para el término en el sentido 'crear' véase Wb., v, 398,2 y ss y JEA 23 pg. 181. (26, 22-3)
[4]   Nnw hace referencia a los difuntos, aunque aquí posiblemente haga referencia a seres de naturaleza superior anteriores al establecimiento del orden cósmico. Hay un juego de palabras con Nun. Véase JEA 23. pg 181. (26,22-3)
[5]   Faulkner en JEA 23 pg. traduce 'Yo consideré (¿) en mi corazón', pero reconoce la dificultad en la traducción y rechaza la posibilidad: 'yo encontré favor en mi corazón' porque no le parece que encaje en el contexto. JEA 23, pg. 181 (26,23)
[6]   Para Kaster se trata además de Shu y Tefnut, del propio Nun. Literature pg. 56, n. 9. También Faulkner acepta que Nun es el tercer dios, JEA pg. 182 (27,2)
[7]   Juego de palabras entre humanidad (rmt) y lágrimas (rmu)
[8]   El sol en su curso. Véase "Literature" pg. 56 n. 11
[9]   Dando origen al ureo
[10]   Faulkner en JEA 23 pg. 182 (27,4) reconoce la dificultad de la traducción de esta última parte, construida por semejanza en la estructura con otras similares. El sentido de la frase se refiere, entonces, no a la parte del Ojo que pudiese haber sido perdida, sino a la restitución de las funciones propias del Ojo
[11]   Referencia a 'Lo que he creado'. Para Kaster, Literature, pg. 56, n. 13, se refiere, sin duda, a la creación de la vegetación
[12]   La tercera y cuarta generaciones de dioses fueron ya engendrados por medios naturales, del útero, a diferencia de Shu y Tefnut, quienes fueron engendrados por Ra. Literature pg. 57 n.14 y JEA 23, pg 182 (27,5).
[13]   Literalmente: 'Vine a la existencia en la forma de Jepri cuando vine a la existencia'.
[14]   ¥F- Ini. Para el sentido 'usar' véase FCD, pg. 22 (6), también en Pyr 886-887
[15]   Aquí nn, 'El Inerte', frente al plural del primer monólogo (26,23). Para Faulkner el término se refiere, en este caso, al propio Ra. JEA 24 pg. 47 (28,24).
[16]   El siguiente párrafo está repetido en el papiro.
[17]   Esta sentencia es justo la contraria a la 27,2 del primer monólogo, en la que Shu y Tefnut le llevan a Ra su Ojo. Para Faulkner se trata de una falta de comprensión del autor del segundo monólogo. JEA 24 pg. 47 (28, 26-7)
[18]   m-xt Hnty. Para la traducción véase Wb., III, 106,14
[19]   F. Junge: "Zur Fehldatierung der sog. Denkmals memphitischer Theologie o der Der Beitrag der ägyptischen Theologie zur Geistesgeschichte der Spätzeit", MDAIK, vol. 29 (1973).

[20]   En esta primera parte aparecen los cinco títulos del rey Shabako y uno de los más antiguos epítetos de Ptah 'Sur de su Muro' relacionado con el muro de la ciudad de Menfis
[21]   De principio a fin
[22]   En egipcio existían dos términos que traducimos normalmente por eternidad. Por una parte la eternidad lineal, entendida como infinito (Dyet) y por otro la cíclica (Neheh), la constante renovación, expresadas de forma muy clara en el Mito de la Vaca Celeste.
[23]   Uno de los epítetos de Ptah. Ta-tenen era un dios primitivo que se asimiló a Ptah en Menfis, como Ptah-Tenen, o como Ptah-Tatenen a partir de la época ramésida. Su nombre significa 'el suelo que se levanta', o 'la tierra que emerge', y era la encarnación de la colina primordial
[24]   Esta sección se encuentra muy dañada. En ella se hace referencia a la unificación de las Dos Tierras bajo un único rey.
[25]   A la Eneáda. Como se verá, a lo largo de todo el texto en las referencias a las teorías de Heliópolis o Hermópolis, a pesar de que Ptah es dios supremo no se descartan las otras cosmogonías, sino que se integran en su propia creación. En este caso la Eneáda heliopolitana aparece como una creación más del propio Ptah.
[26]   Las columnas siguientes tratan de las disputas y posterior pacificación de Horus y Seth. Mientras existía el conflicto el orden universal no había sido establecido. Ptah actúa como juez y árbitro, quizás en su función de dios de la tierra y por tanto capacitado para asignar los reinados sobre ella. En el texto se observa que inicialmente Ptah divide el país entre Horus y Seth para más tarde, arrepentido, darle el dominio de las Dos Tierras a Horus, como primogénito y heredero suyo, momento en el que Las Dos Magas (las dos coronas) se sitúan sobre la cabeza de Horus. Así Horus adopta el papel de unificador y posteriormente cada uno de los reyes, en el momento de su coronación, lo asumen también, como Horus viviente. Ptah se dirige a los nueve dioses (la Eneáda) haciéndoles saber su decisión
[27]   Localidad cercana a Heracleópolis
[28]   Posiblemente cerca de Menfis
[29]   Cerca de El Cairo.
[30]   Mientras que Seth acude a su lugar de nacimiento, Horus lo hace al lugar en el que flotaba su padre Osiris. Parece que el derecho a reinar de Seth viene dado por su origen, mientras que el de Horus le es concedido por ser el hijo de Osiris.
[31]   Le pareció mal.
[32]   i.e 'le concedió las Dos Tierras'.
[33]   Lit. 'Su abridor del cuerpo' una forma de designar al primogénito. Horus accede al trono como heredero legítimo, no como conquistador de las Dos Tierras.
[34]  Y por tanto este nombramiento le concede el derecho a la sucesión
[35]   Asimilación del dios chacal Upuaut, 'El Abridor de caminos' con Horus, 'El abridor del cuerpo' citado anteriormente
[36]   Las Dos Grandes Magas era un epíteto de las coronas del Alto y Bajo Egipto
[37]   El nomo del Muro es el Muro Blanco, i.e. Menfis.
[38]   Ahora se relata un ritual de unificación de las Dos Tierras y las plantas, símbolo del Alto y Bajo Egipto, se sitúan a la entrada de la Casa [templo] de Ptah.
[39]   Las siguientes columnas están en muy mal estado de conservación y en ellas se hace una breve referencia al mito de Osiris.
[40]   En el sentido 'Antes y después que él'
[41]    Aquí comienza el relato propiamente de la teología menfita. En esta sección Ptah es declarado dios supremo y todos los dioses no son sino manifestaciones suyas
[42]   Bajo la manifestación de Ptah
[43]   Asociación con Nun, el abismo primordial, las aguas primigenias en las que se encontraba la semilla de la vida.
[44]   Nueva integración en la cosmogonía menfita de las ideas de Heliópolis. Atum aparece aquí como dios creado por Ptah, frente a la idea de autocreado de los textos heliopolitanos
[45]   Contrapartida femenina de Nun. Ptah se asimila con Nun y Naunet, una pareja divina de la cosmogonía hermopolitana, de la Ogdóada
[46]   Como se describe más adelante, el corazón concibe (representa la voluntad) y la lengua crea por medio de la palabra.
[47]   i.e. 'vino a la existencia'
[48]   El corazón representaba el conocimiento, la conciencia y era el responsable de los actos
[49]   La lengua era la encargada de llevar a cabo, por medio de la palabra, los deseos del corazón. Entre ambos daban origen a todas las cosas, que no existen si no tienen nombre. El nombre era uno de los elementos primordiales del ser humano, junto con el Ka, el Ba, el cuerpo y la sombra. Ni lo animado ni lo inanimado podía existir si carecía de nombre
[50]   o a imagen de Atum.
[51]   Todos los dioses aparecen como manifestaciones del demiurgo. Otra posible traducción, dada por M. Lichteim en Ancient Egyptian Literature, Vol. 1, p. 54:
[52]   Allí tomó forma, en el corazón, allí tomó forma, en la lengua, la manifestación de Atum. Porque el Grande es Ptah, quien [dio] la vida a todos los dioses y a sus kas por medio de su corazón y a través de su lengua, en la que Horus había tomado forma como Ptah, en la que Thot había tomado forma como Ptah.
[53]   Como lengua o como Ptah
[54]   Como corazón o como Ptah
[55]   Como lengua o como Ptah
[56]   De Ptah. Nuevamente se insite en el hecho de que la Eneáda es una creación de Ptah como se ha visto anteriormente en la columna (6).
[57]   Bajo la apariencia de dientes y labios.
[58]   Referencia al acto de la creación de la teoría de Heliópolis, a través de la masturbación de Atum.
[59]   Los hemsut son los equivalentes femeninos de los kas.
[60]   La palabra que concibió el corazón y que surgió de la lengua.
[61]   i.e se recompensa al justo y castiga al que va contra el orden establecido
[62]  Lit. 'La tierra emergida' en referencia a la colina primordial, un antiguo concepto asimilado a Ptah.
[63]   Podría tratarse de una referencia al término Maat o quizás las palabras con las que dio origen a todas las cosas.
[64]   i.e. permitió que los dioses seleccionaran las formas en las que se representarían sus imágenes
[65]   i.e. 'en la forma de todo tipo de madera, toda clase de piedra, y todo tipo de barro.
[66]   Todo lo que surge de Ptah, como Ta-tenen
[67]   Sus existencias', i.e. los dioses entraron en las estatuas hechas de cualquier materia.
[68]   En Ptah. Nuevamente se hace referencia a que todos los dioses y sus kas son formas o manifestaciones del dios supremo Ptah.
[69]   El rey. Aquí Ptah actúa en calidad de rey
[70]   Esta última sección establece Menfis como ciudad real y capital. En ella se relata que el cuerpo de Osiris llegó a la ciudad y entró en la Fortaleza Real, es decir fue enterrado en Menfis.
[71]   i.e. Menfis.
[72]   El templo de Ptah.
[73]   Un epíteto del templo
[74]   En el mito de Osiris, Isis, de voluntad propia, busca y recoge el cadaver de su marido. Aquí, al igual que en los Textos de las Pirámides es Horus, su hijo, quien ordena la acción de Isis y Neftis, al igual que todo lo que concierne al bienestar de Osiris. Véase también la columna 20a para una referencia similar.
[75]   O 'ahogase', pero he preferido emplear los términos 'flotar y hundir'. En cualquier caso la referencia al hundimiento o ahogamiento de Osiris en el Nilo, que también aparece con cierta frecuencia en los Textos de las Pirámides, nos sugiere una clara analogía con el poder fertilizador de las aguas. Véase también la columna (11a)
[76]   i.e. 'actuaron a tiempo'
[77]   ¿A la Duat?
[78]   i.e. los difuntos.
[79]  El sol. Al ritmo (al paso) del Sol.
[80]   i.e. se integró en el séquito de Ptah.
[81]   En el sentido de 'Se hizo tierra' que parece encajar mejor en el texto
[82]   'Antes y después que él'. Esta última frase sugiere una aceptación final de Horus como gobernante legítimo con el consenso de su padre Osiris y todos los dioses
[83]   Sin duda una referencia a la teología menfita que aparece nuevamente más abajo, en la carta enviada por Thot a Osiris
[84]   El Señor Universal es el dios sol Ra en todas sus manifestaciones, que incluyen Ra-Horajty, Atum y Jepri. En esta historia, sin embargo, Ra-Horajty y Atum son en algunos casos vistos como una personalidad y en otras como dos entidades distintas. El Ojo Sagrado que Thot presenta al dios-sol es un complejo símbolo que aquí significa el trono de Egipto que se disputan Horus y Seth. AEL-2, p. 223, n. 1
[85]   i.e. 'que el derecho rige sobre el poder'
[86]   Epíteto de Osiris. Véase la entrada correspondiente en el Panteón
[87]   i.e. Thot
[88]   Otra posibilidad, dada por Lichteim: 'Presentar el Ojo Udyat (a Horus) parece justo por parte de la Enéada'. AEL-2 p. 214
[89]   i.e. 'tomando decisiones'
[90]   Podría hablar Onuris o la Enéada; la restauración no es segura
[91] '¿No sabemos nosotros lo que es injusto?'
[92]   i.e 'está vivo'
[93]   o "Ba, señor de Mendes"; es el dios carnero de Mendes, una ciudad del Delta, la metrópolis del nomo 16 del Bajo Egipto. Llamándole un habitante en Setit (la isla Sehel en la primera catarata) está asociado con el dios carnero del sur Jnum, AEL-2 p. 223, n. 3
[94]   Setit, una isla de la primera catarata.
[95]   Véase la referencia de Plutarco a Horus, como un joven débil de miembros
[96]   Quizás referido al mal aliento de un niño de leche. Horus es tratado aquí como joven inexperto que no merece el cargo de su padre
[97]   El consejo de los Treinta.
[98]   Para Lichteim aparentemente significa: 'Márchate'. AEL-2 p. 223, n. 7
[99]   Lit. 'puso su vagina (kAt.s) ante sus ojos'
[100]   Edward F. Wente dice que la referencia es al papel beneficioso de Seth como aniquilador diario de Apep, la serpiente que encarnaba el caos. Literature, p. 113, n. 9
[101]   En este caso Seth aparece como tío y a la vez hermano de Horus. Dos leyendas diferentes se mezclan aquí.
[102]   Las palabras que ha pronunciado el Señor Universal no aparecen en el texto
[103]   Realmente Atum y Jepri actúan como un único ente divino
[104]   nms(t) Aparentemente una medida de peso. Véase Romans p. 189, n. 48
[105]   'en él'. Lógicamente Seth quiere que Isis no forme parte del tribunal por ser parte interesada
[106]   Nemty o Anty. Dios del nomo 12 del Alto Egipto, representado como un halcón sobre la cubierta de una barca. Véase la entrada correspondiente en el Panteón
[107]   Una paronomasia; la palabra egipcia iAwt puede significar tanto "ganado" como "cargo", Literature p. 114, n. 13)
[108]   Nuevamente se juega con el término. La frase podría ser 'y el muchacho comenzó a atender el cargo de su padre
[109]   Lit. 'seas un campeón para él'. Literature p. 115, n 14
[110]   Los dedos, de ahí el epíteto del dios, "El que tiene garras"
[111]   Aparentemente el oro era tabú en la ciudad de Nemty de Dyufyet, localizada al norte de Assiut. Véase Bakir, The Cairo calendar, recto XIV, 2-3, y Gardiner, Ancient Egyptian Onomástica, 2:68*-71*. Literature. p. 116, n. 15
[112]   Un único dios, como manifestación de la mañana y la tarde. Por esto, en las líneas siguientes se emplea la primera persona singular cuando habla el dios. Literature p 117, n.16.
[113]   Este mismo episodio aparece en dos papiros dedicados a los días afortunados y desafortunados. Se trata del Papiro Sallier IV y The Cairo Calendar.
[114]   Aby Sma. Para un estudio sobre leopardos, guepardos (Aby mH) y panteras (Aby, bA), véase Egipto, Signos y Símbolos de lo Sagrado de Elisa Castel. Alderabán. Madrid, 1999 y sobre todo Propuesta para la reidentificación de alunas pieles de uso sacerdotal en el Antiguo Egipto de la misma autora en BAEDO 34, 1998
[115]   1 deben ~ 90 gr.
[116]   Edward F. Wente traduce: 'para que iluminaran la tierra' como continuación de la frase anterior, de la misma forma que Lefebvre. Por otra parte J Spiegel la sitúa al final de la siguiente frase. Véase Romans p. 195 n. 72
[117]   Aquí la leche actúa como elemento curativo. Para una descripción detallada véase Egipto, Signos y Símbolos de lo Sagrado citada anteriormente.
[118]  Este episodio de las relaciones entre Horus y Seth aparece también en una variante anterior, en la que Seth fuerza a Horus. Isis le aconseja no ceder a las proposiciones de Seth por ser frágil de cuerpo. En cualquier caso le aconseja que si Seth persiste coja su semen, de la misma forma que en esta versión. Para referencias y estudios véase La vida cotidiana de los dioses egipcios, p 104 y ss. de Dimitri Meeks y Christine Favard-Meeks, Madrid 1
[119]   La lechuga, en la que se veían propiedades afrodisíacas, estaba vinculada al dios de la fertilidad Min.
[120]   Aquí el relato pierde continuidad. Tras la petición de Horus a Neith, no hay contestación de la diosa, se pasa directamente a la consulta a Osiris.
[121]   A continuación vienen los cinco nombres reales
[122]   Una variedad de trigo
[123]   Edward F. Wente: "Es extremadamente bueno todo lo que has hecho, Oh tú, que inventaste a la Enéada como conclusión". Literature p. 131
[124]   O 'prisión'
[125]   Obedecer
[126]   De la prisión
[127]   Se hace referencia aquí a los habitantes de la tierra negra y los de la tierra roja, esto es tanto a los egipcios como a los extranjeros.
[128]   La casa del cocodrilo
[129]   Este es uno de los aspectos fundamentales de la narración. La primera mujer, una mujer rica le niega el descanso a Isis, y la segunda, una mujer pobre de las marismas, posiblemente una sierva es quien le abre la puerta de su casa
[130]   La Isla de Chemmis

No hay comentarios:

Publicar un comentario